Un superhéroe que tenga en el pecho la bandera cubana

Verónica Vega

¡Exprésate! Te veo sin tinta

El equipo de Apulpso

HAVANA TIMES – Esta invitación aparece en la revista digital Apulpso, que puede descargarse desde el sitio www.apulpso.com o ser adquirida a través del paquete semanal de audiovisuales. Un proyecto creado por cinco entusiastas jóvenes con “ganas de hacer” más que con recursos.

Su director, Junior Fonseca, (único varón en el equipo), es graduado de Contabilidad, pero dibujante de vocación, además de apasionado del mundo de la animación. Apulso, en astronomía, describe la línea imaginaria entre un astro y el ojo que lo observa por un telescopio. Con una “p” adicional y usando el ciberespacio como soporte, saca de la oscuridad o la no existencia los sueños animados de historietistas de La Habana y del interior de la Isla.

HT: ¿Cómo surgió la revista?

Junior Fonseca: Yo llevaba pensando el proyecto alrededor de 5 años. Pero fue solo después de empezar una relación con Elisa, la coordinadora actual de Apulpso, que estando un día en la casa, debatiendo el asunto, me dijo: “¡Vamos a hacerlo!” La idea inicial era desmentir ese mito de que la animación es solo para niños, cuando tiene un valor tan grande como el cine de ficción.

HT: ¿Qué les hizo creer que era realizable?

JF: Las muchachas me decían que sí, que podría hacerse. Yo, que vengo de la animación y con mi training de ver cómo trabajan las editoriales y las productoras, sabía que era imposible sacarlo en tiempo récord y lo más importante: mantenerlo. Así que era yo quien ponía la piedra todo el tiempo mientras ellas me daban aliento. Y resultó que sí, pudimos arrancar. Pero es complejo mantener una publicación de ese tipo en Cuba. Necesitas de muchos dibujantes produciendo y el problema es convencerlos de que la revista tiene una existencia y, lo más difícil: un futuro.

La otra dificultad es llegar a los dibujantes que viven en el interior. Los que están ahora colaborando son un grupo de Pinar del Río, que se llama Gato Negro.También tenemos otro proyecto de Matanzas, y muy buenos historietistas de Santi Spíritus y Villaclara. El otro grupo lo forman amistades de La Habana.

HT: ¿Han recibido apoyo de alguna institución?

JF: No hasta ahora, y ya vamos por el cuarto número.

HT: ¿Sabes si conocen la revista?

JF: Por la forma en que la distribuimos, no tengo la confirmación de que las instituciones la conozcan. Pero personas que tienen que ver con la animación y pertenecen a instituciones sí saben que existe.

HT: ¿Les interesaría recibir apoyo institucional?

JF: A mí personalmente sí, porque como quiera que sea el proyecto se nutre de lo que se haga en el país, y en Cuba solo existen dos lugares donde se hace animación: el ICAIC y el ICRT. En cuanto a las editoriales, son pocas las que publican historietas. Te repito, a mí sí me interesa, pero el acercamiento depende de ellos.

HT: ¿Cómo obtienen el financiamiento?

JF: Nosotros empezamos sin dinero y convenciendo a la gente de que colaborara, como se dice, por amor al arte, pero nos dimos cuenta de que todo el mundo necesita comer, mantener una familia, que es lo más complejo hoy en día en Cuba. Había personas que valoraban la idea, pero no se sentían motivados a involucrarse seriamente.

Por suerte conocimos al proyecto El Toque, que fue quien nos apoyó en ese momento y hasta ahora. Pero no es rentable, imagínate lo complejo que es mantener a un grupo de dibujantes dándote su obra y nosotros mismos no estamos ganando nada. Tengo amigos que cuando se lo cuento me dicen: “Pero tú estás loco, cómo no vas a ganar nada”. No entienden que lo hago porque de verdad me interesa. Incluso la revista es modesta en comparación a lo que quisiéramos. Ya hay suficientes dibujantes para cubrir una publicación más grande. Nos gustaría mejorar la página web y hasta la forma de distribución, pero el problema sigue siendo el financiamiento.

HT: ¿Cómo acceden a Internet?

JF: Comprando una tarjeta, sentándonos en un parque y ahí programamos las cosas para subirlas a Facebook o a Instagram. Incluso ni siquiera cobramos porque la gente descargue los PDF, se pueden bajar gratis. Imagínate el apoyo que significaría si una institución nos facilitara, aunque sea el acceso a Internet.

HT: ¿Todos los colaboradores son jóvenes?

JF: No. Tenemos de edades muy diferentes. Y tiene que ver con nuestro propósito de agrupar, de establecer diálogos. Porque conocemos a un personaje, una ilustración y no la cara del ilustrador. Y eso duele menos cuando lo miras desde el espectador, pero entre dibujante y dibujante es insólito que no se conozcan. Creo que no es necesario que venga alguien del extranjero a presentarnos. Tengo entendido que en los 80 todos los que hacían historietas se conocían. Hoy es más difícil porque las editoriales casi no publican comics.

HT: ¿Y por qué los discriminan?

JF: Yo creo que las editoriales tienen normas que cumplir y publican lo que le interesa al país, no lo que nos interesa a nosotros.

HT: Pero “nosotros” somos el país…

JF: Exacto. Por eso digo que a mí me gustaría ver un superhéroe que tenga en el pecho la bandera cubana. ¿Por qué no? Pero no existe. Sí, tenemos a Elpidio Valdés, y muy bien logrado, pero envejeció, llegó a un límite. O lo rescatamos y hacemos con él cosas que atraigan a las nuevas generaciones o vemos lo que pasa: a los jóvenes no les interesa. Tienes que moverte con la ola. Es complejo hacer un producto de calidad y que a la vez entretenga, pero no imposible.

HT: ¿Cuáles dirías tú que son las influencias más notables en la historieta cubana?

JF: Ahora mismo, el anime. Y yo no estoy en contra del manga, pero no creo que sea de donde debemos agarrarnos. Hay otras influencias mucho más ricas y novedosas. Lo que pasa es que el marketing del manga ha sido muy efectivo, han sabido inyectarlo en cualquier parte del mundo. Por otro lado, por lo menos hoy no hay nada en cuanto a producción y entretenimiento que le haga competencia.

HT: ¿Hay mucho talento subutilizado en Cuba?

JF: Yo diría que mucho, mucho. De hecho, conozco dibujantes que publican solo en el extranjero, aunque sea una o dos veces al año, pero no les interesa publicar aquí. Y cada vez me convenzo más del potencial que tenemos con los dibujantes que conocemos a través del proyecto. ¿Cuántos muchachos se gradúan de diseño, de la San Alejandro, cuántos…? En la misma animación hay gente superbuena, con sus proyectos guardados, que no han podido sacar a la luz, porque no hay un espacio para ellos.  El criterio que existe internacionalmente es que en Cuba no hay animación, no hay historieta, pero somos como un diamante en bruto. Tenemos mucho talento, pero no hemos sabido mostrárselo al mundo.

HT: ¿Cómo ves el futuro de Apulpso?

JF: Además de seguir sumando dibujantes de todo el país, nuestro sueño es convertirla en una revista impresa, venderla en los estanquillos. Que el público la siga, que la gente vaya buscando el último capítulo de un personaje que nació con la revista.

One thought on “Un superhéroe que tenga en el pecho la bandera cubana

  • Heroe: “Persona que se distingue por haber realizado una hazaña extraordinaria, especialmente si requiere mucho valor”. Para llevar la bandera cubana en el pecho tiene que luchar por algo a favor de esa bandera. Quien se merece esa hazaña por todo el daño que le hacen al pais?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *