¿Un libro sucio?

Yanelys Nuñez Leyva

portadaHAVANA TIMES – Otro libro del grupo humorístico cubano Nos y Otros ha llegado a mis manos. Publicado por la Editorial Capiro de Santa Clara en el año 1998, este “Libro sucio” (como se titula) reúne un grupo de cuentos dominados por una crítica ingeniosa y mordaz.

Sus autores, Eduardo del Llano y Luis Felipe Calvo indagan en temas como el abuso de poder, la falsa unanimidad, la represión, la censura, la corrupción, la desesperanza, la burocracia…en resumen, un cúmulo de problemáticas que afectaban a la Cuba de 1990.

Pero, el nivel de actualidad que presentan estos cuentos es lo que me ha motivado a escribir un poco sobre ellos.

Estas narraciones, trazadas desde la estética de lo absurdo, apelan continuamente a la ironía y a la burla; estrategias discursivas de las que no escapa la Historia (Diario de un mambí) ni sus figuras más emblemáticas (Cuando los grandes hombres eran niños: Mendeleiev), al convertirse en punto de atención en varias ocasiones.

El carácter contestatario y transgresor de este texto, según me cuentan provocó cierta polémica cuando salió a la luz pública. Fenómeno que quizás reafirmara algunas de las situaciones que el libro describía.

Y es que no hay dudas, el miedo a reflexionar sobre lo mal hecho y sobre cuestiones vitales que empobrecen la dinámica social, es algo que ha sido sembrado en nuestras mentes desde hace bastante tiempo, sin que muchos se atrevan a arrancarlo de raíz.

Por eso creo que más que un libro sucio, es un texto lo suficientemente limpio como para analizar con transparencia una realidad caracterizada por la notable ausencia de voces críticas y audaces.

One thought on “¿Un libro sucio?

  • el 3 agosto, 2013 a las 9:45 pm
    Permalink

    El humor de Nos-y-otros, y en particular los textos de del Llano, siempre han apuntado a señalar las llagas en la piel de nuestra sociedad. Y aún lo sigue haciendo. Innegable, sin embargo, es que, a pesar de la urticaria que pudo haber causado el contenido de este libro en ciertos sectores, al fin y al cabo se publicó. Entonces, la unanimidad no es tan pétrea como la pintan. Bien por el recordatorio, Yanelis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *