Un Ebanista de los grandes

Helson Hernandez

El ebanista José Miguel Pérez en su taller.
El ebanista José Miguel Pérez en su taller.

HAVANA TIMES — Un artífice de la madera, el cubano José Miguel Pérez, desde su pequeño pueblo de origen, y con las condiciones para este difícil arte creadas por el propio artista, desarrolla un resultado en sus piezas que evocan épocas de esplendor en la ebanistería. “Trabajar la madera sería algo para toda la vida”, nos cuenta en su entrevista con HT.

HT: ¿Antes de trabajar la madera que ocupaba su tiempo?

José Miguel Pérez: Bueno como casi todo hombre de mi generación hice estudios elementales y de manera autodidacta experimenté con un poco de dibujo y geometría,  además de pasar largos ratos en un taller de carpintería donde mi padre laboraba, primero dueño, después trabajador.

HT: ¿Cómo surge su inquietud por este oficio?

ebanistaJMP: Es algo genética. Yo nací dentro del oficio. Mi padre era un excelente carpintero, autodidacta también. Él murió cuando yo tenía diecisiete años. Para mí es hoy aún una pérdida irreparable y un motivo de inspiración. Yo fui su único hijo, y me gusta creer que a su muerte él me dejó su don, como un amparo ante la soledad que nos acogió a mi madre y a mí. Desde esa edad  supe que trabajar la madera sería algo para toda la vida.

HT: Apreciamos que su obra sigue la tradición del arte antiguo.

JMP: Sin menospreciar las últimas décadas del arte de la carpintería, donde prevalecen las líneas rectas, respondiendo mayormente a la funcionalidad, confieso que a mí me atrae de una manera apasionada el arte desde el siglo 18 hasta principios del 20.

HT: ¿Ser Ebanista imaginamos tenga sus retos teniendo en cuenta la economía de la isla?

JMP: Muchos son los retos y no solo por las dificultades económicas. Ellas tienen un gran peso porque sin los materiales necesarios no se puede trabajar, por  supuesto. Pero hay cosas más dañinas como la falta de gestión, o la falta de exigencia en la calidad.

ebanistaHT: ¿Qué nos puede decir de su pueblo natal?

JMP: Nací y he vivido toda mi vida en Aguacate, un pequeño pueblito de la Habana, actualmente Mayabeque. Como todos los que surgieron por toda Cuba en los siglos 17 y 18 surcados por el Camino Real, y a raíz del desarrollo cafetalero y azucarero.

Desgraciadamente hoy no hay ni café ni azúcar, solo la nostalgia de las historias contadas por abuelos del esplendor del central Rosario, y las visitas de personalidades importantes de la sociedad como Presidentes de la República, científicos, o genios, como el gran ajedrecista José Raúl Capablanca, gracias a la versatilidad de Ramón Pelayo, el dueño del entonces referido Ingenio.

ebanistaÉl proporcionó a este pueblo una red de vías férreas que aseguró empleo a la población, comunicación y gran desarrollo al central Rosario, hasta convertirlo en uno de los más prósperos de la nación. Creo que las dos primeras décadas del siglo 20, fueron las de mayor esplendor económico y cultural para este pueblo.

HT: ¿Algún comentario sobre la evolución del arte de la ebanistería en Cuba?

JMP: En mi modesta opinión, creo que la ebanistería en Cuba atraviesa malos momentos.

En primer lugar se ha perdido la tradición, pues esos grandes maestros del pasado se quedaron sin tener a quien dejarles su herencia, pues por muchos años se priorizó la formación de hombres de ciencia, y los muchachos que matriculaban en las escuelas de oficio eran los de muy mal rendimiento académico, y ninguna vocación.

ebanistaYo personalmente atendí a muchos de ellos en las prácticas en el taller, entonces apreciaba con dolor la falta de interés, motivación y conocimientos.

Todo esto repercute actualmente en el mal gusto, la mala calidad de los trabajos que se aprecian, y en la falta de compromiso de los que laboran aun cuando ese constituye su fuente de ingresos.

Creo que hay muy pocas personas enamoradas de su oficio, y ver que algunas instituciones como la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana lucha por el rescate de muchas tradiciones, es un motivo de alegría. La satisfacción sería cuando se logre atraer a muchos jóvenes con talento para el oficio, y con interés de perpetuar la tradición.

HT: ¿Cuáles son sus prioridades más inmediatas?

JMP: Para mí siempre es importante que el trabajo que vaya a realizarse constituya un reto, pues se han logrado cosas tan admirables dentro de la carpintería a través del tiempo, que me resulta necesario hacerlo con la mayor dignidad posible.

Todavía tengo mucho que aprender, y eso se logra en la práctica del oficio mismo.

ebanistaEn este momento deseo encaminar mi trabajo hacia donde más lo necesite la gestión del rescate de los valores patrimoniales, pues lo veo como un compromiso con la obra de esos grandes hombres que en algún momento, dejaron su huella motivados por la belleza de nuestro país.

HT: ¿Entonces cómo se define desde su oficio de trabajar la madera

JMP: Para poder trabajar la madera, como dice el buen cubano, he tenido que hacer maravillas, desde confeccionar mis propias herramientas hasta aprender a hacer lo correcto, con la inspiración que recibo a diario de Dios. Solo soy un hombre que sabe que el paso por la vida, es para superarse y crecer.


2 thoughts on “Un Ebanista de los grandes

  • el 20 noviembre, 2016 a las 5:15 pm
    Permalink

    Jose Miguel Perez

    Estimado Sr. Perez

    Mi nombre es Michael Coffey. Yo soy un ebanista-carpintero americano. Yo siempre me he interesado en Cuba, teniendo ganas di visitar a esta bella isla y conocer a la gente directamente, especialmente a los de mi oficio. Recientemente ha surgido esa oportunidad con el relajamiento de tensiones entre Cuba y los Estados Unidos.

    En el internet yo leí una entrevista entre Vd. y un escritor de los Havana Times en la cual Vd. contó algo de su carrera y filosofía acerca de la ebanistería. Yo me interesé mucho en lo que Vd. dijo en la entrevista y decidí escribirle para averiguar si Vd. estaría dispuesto de reunirse conmigo en Cuba para un intercambio de ideas. Yo quisiera ver a su taller y a su trabajo así como compartir con Vd. fotos e información acerca del mio. Entretanto Vd. puede obtener mas información sobre my trabajo mediante el internet, utilizando las palabras de búsqueda “michael coffey sculptor”. Yo tengo un website pequeño en el inernet y también tengo representantes de venta que anuncian mi trabajo allá.

    Yo espero oír de Vd. pronto.

    Atentamente,

    Michael Coffey

  • el 17 septiembre, 2013 a las 7:05 am
    Permalink

    Lo que hace José Miguel constituye poco menos que un oasis en medio de tanta desolación. Su oficio es uno que sobrevive acorralado por lo cara y difícil de conseguir que está la madera en Cuba por estos días, así como por la pérdida a pasos agigantados de esta tradición. Esto es arte y con mayúsculas. ¡Gracias Helson!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *