Un disco único en la historia de la música Cubana: Yoliño Habaneiro

Helson Hernandez   (Fotos: Danielle Da Silva)

Yolo Bonilla: “Llevamos el proyecto a todas las disqueras de la isla, y nunca recibimos ni tan siquiera alguna respuesta. No puedo decir si el disco se llegó a escuchar o lo contrario”.

HAVANA TIMES — El trovador cubano Yolo Bonilla, nos cuenta todas los detalles de su proyecto discográfico, donde por primera vez un artista de la isla, lleva la música cubana al estilo brasileño, a través de originales versiones interpretadas en la lengua protuguesa.

HT: Cuál es la historia del disco “Yoliño Habaneiro”.

Yolo Bonilla: Esta idea nace de un concierto que supuestamente sería mi despedida, pues pensaba ya dejar la música en ese entonces, para dedicarme exclusivamente a mi trabajo como realizador y musicalizador de audiovisuales. Este concierto fue en el contexto del día de la independencia de Brasil, por ello el repertorio que interpreté fue de autores brasileños en su lengua original.

Por cosas de la vida había conocido unos amigos brasileños que estaban en esa actuación, quienes me hicieron saber lo impresionados que quedaron por mi manera de cantar en su idioma, incluso pensaron hasta que yo era Brasileño, y un poco para impresionar, decidí incluir un tema cubano pero llevado al portugués, y esa canción fue la famosa “Dos Gardenias”. Escogí dicha pieza porque ya la cantante brasileña Maria Rita, hija de Elis Regina, la había incluido en uno de sus discos, pero cantada en español, y había alcanzado cierta popularidad en su país. A partir de esta experiencia, y viendo el entusiasmo del público, me surge la idea de concebir un disco, donde yo pudiera interpretar varios temas de la música cubana, pero llevados al estilo brasileño y cantados en portugués.

HT: Y cómo queda la despedida que mencionó anteriormente?

YB: Bueno, este disco, definitivamente me reinserto de nuevo a la música, y de una manera inesperada.

HT: El proyecto terminó siendo un disco independiente, lo que evidencia el desinterés de las disqueras cubanas.

YB: Llevamos el proyecto a todas las disqueras de la isla, y nunca recibimos ni tan siquiera alguna respuesta. No puedo decir si el disco se llegó a escuchar o lo contrario, esa información no la tengo, lo que sí puedo afirmar es que nunca nos dieron ningún criterio al respecto, lo que provocó que nosotros cambiáramos la propuesta de demo, a proyecto discográfico. Increíblemente había muchos músicos jóvenes que querían grabar este proyecto, aunque fuese de manera promocional. Lo grabamos en un estudio independiente, llamado Logo Records, es el mismo estudio donde graba Qva Libre.

Pudiéramos decir que este fue un trabajo hecho a la manera de “en silencio ha tenido que ser”, porque nosotros no teníamos los recursos necesarios para acometerlo así tan rápido, de hecho estuvo dos años en grabación. Todos coincidían en que era una muy buena idea, y entonces sucede que cuando no tienes todos los recursos necesarios corres el riesgo de que alguien con más posibilidades se apropie de la idea, y en todo ese estrés vivimos el proceso de creación. El resultado fue muy bueno, y el hecho de que todo el mundo se haya enamorado del proyecto fue lo que hizo que se pudiera concluir, y que se lograra presentar en el evento Cubadisco, llevándose el premio en la categoría “Antología de versiones”. De igual forma aunque las disqueras no lo hayas asumido, pudo tener el reconocimiento merecido con dicho lauro.

HT: Han conseguido llevar “Yoliño Habaneiro” a Brasil?

YB: Estamos haciendo un trabajo conjuntamente con la secretaría cultural de la Embajada de Brasil en la isla, ellos nos han dado un apoyo muy importante en todo lo relacionado con este proyecto desde sus inicios. Gracias a ellos en gran medida pudimos hacer el concierto de presentación del disco, y tenemos muchos planes, pues están tratando de mover la propuesta a Brasil. Hay que esperar a ver lo que pasa.

HT: En cuál generación de trovadores podemos ubicar a Yolo Bonilla?

Yolo Bonilla. Foto: ahs.cu

YB: Yo soy un degeneracionado. Empiezo en la trova en el año 92, y entro en la Asociación Hermanos Saiz en el año 1996. Tuve un desarrollo más bien en las universidades, por ello estuve un poco desvinculado con lo que podría ser mi generación. Cuando intento incorporarme estábamos a la altura del año 2002, entonces mis influencias eran quizás un poco diferentes, yo no tenía intercambio con esa generación, aunque si sabia quienes eran por los medios de comunicación, yo no tenía nada que ver con eso, pues estaba en otro mundo. A veces los musicólogos que hablan de mi trabajo ni siquiera saben cómo tratarme, si llamarme como trovador, o cantautor, ellos me ubican en momentos diferentes, no me preocupo mucho por eso, solo digo empecé hacer canciones en el 92 y me moriré haciendo canciones.

HT: Este disco se llama “Yoliño habaneiro-Volumen 1”, entonces habrá una continuidad del proyecto?

YB: Este disco es supuestamente la llave, el que deberá ir abriendo el camino, ya el volumen 2 tiene las selecciones que lo conformarán, con una idea bastante sólida de las sonoridades que se manejarán en cada una de las canciones. Incluso estamos pensando en algunas de las piezas que pudieran continuar en el tercer volumen. Será siempre un recorrido por la música cubana, en este segundo volumen, ya aparecen autores un poco más cercanos a mi generación, lo que no quiere decir que habrán otros más clásicos.

HT: Sobre su otra zona creativa, el audiovisual.

YB: Lo que pasa es que el audiovisual se ha girado ahora un poco en función precisamente del disco. Estamos haciendo un documental que cuenta sobre cómo se hizo este primer volumen, cuenta las interioridades de lo que pasamos para llegar al resultado, parece una novela de terror, encontrarán cosas muy graciosas y otras más tristes. Habrá entrevistas a figuras de la música cubana y a otros que participaron directamente en el disco.

Me pasó algo interesante, muchos que escucharon el contenido del disco, pensaron que yo era brasileño, así como también otros que yo era un cubano que vivía en Brasil, jamás nadie imagino que este fuera un trabajo independiente, salido de un estudio muy modesto, y lo que tenía detrás era el peso de la amistad de la gente que trabajaron, y las ganas de hacer una obra con buenos resultados.

HT: Conocías la lengua portuguesa, o solo aprendiste la traducción de las canciones?

YB: Esa es una pregunta interesante, yo aprendí el idioma en cuestión, viendo el programa de televisión que ofrecen acá los canales educativos en “Universidad para todos”. Estoy orgulloso de la autodisciplina que tuve con ello, teniendo en cuenta que soy un desastre con el tema de los horarios, como casi todos los artistas. Después tuve la posibilidad de estar en Brasil, y esto también hizo que el idioma se fuera perfeccionando. Hice las traducciones, que posteriormente mucha gente conocedora se sumó para hacer las rectificaciones. El portugués es un idioma muy rico de cantar, da muchas posibilidades, a mi me encanta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *