Teatro cubano de fiesta

Fotoreportaje por Isbel Díaz Torres

HAVANA TIMES, 31 oct. — El Festival Internacional de Teatro de La Habana se inició la semana pasada en el Pabellón Cuba con una tremenda fiesta. Hasta fuegos artificiales fueron lanzados en la velada inaugural, para euforia de un público mayoritariamente joven.

Esta es la edición 14 de este tipo de festival, muy esperado por quienes en Cuba aprecian el arte de las tablas. Para la ocasión han asistido artistas de 17 países, que integran unas 32 agrupaciones. Por su parte, la muestra nacional cuenta con 34 agrupaciones y 36 puestas en escena, estrenadas en su mayoría en los dos últimos años a lo largo de todo el país.

La apertura en el Pabellón Cuba fue un collage interactivo. Varias compañías teatrales cubanas, sin dejar de mencionar a artistas de la pantomima, las marionetas, o el circo, dieron colorido al momento, que contó con la presencia de Abel Prieto, el ministro de Cultura cubano.

Una de las sorpresas fue ver bailar a los diablitos de los abakuá, llamados íreme, en la entrada del céntrico local en la calle 23 del Vedado. Quizás fue posible por ser el año de los afrodescendientes, pero en cualquier caso fue importante que sucediera.

La directora artística del evento, Bárbara Rivero, precisó que “en La Habana se convoca a un teatro urgente, en el sentido de dialogar y reflexionar sobre los principales retos que hoy afronta la humanidad, como la violencia, el hambre, el desempleo, los desastres ecológicos y la necesidad de la paz.”

Las necesidades de intercambio, de acercamiento humano, de diálogo, de debate, de renovación, parecen haber sido interiorizadas por los teatristas cubanos.

Entre las muchas propuestas, es de destacarse la presentación de la compañía estadounidense Embajadores de Broadway, dirigida por Bob Nederlander. La compañía presentará un espectáculo que reúne puestas en escena de las canciones más populares interpretadas desde la década del cincuenta en el célebre circuito musical de Nueva York.

La presentación será los días 3, 4 y 5 de noviembre en la Sala  García Lorca, del Gran Teatro de la Habana.

Como se va haciendo costumbre en la isla, a pesar de las limitaciones económicas existentes, los eventos de esta magnitud intentan impactar a la mayor cantidad de público. Por ello tienen lugar en La Habana, pero también en otras provincias. En esta ocasión las afortunadas serán Matanzas, Cienfuegos y Villa Clara, ciudades con una rica vida cultural.

La inauguración culminó con una gran discoteca y fuegos artificiales, para euforia de los jóvenes presentes. No obstante, el festival cuenta también con eventos teóricos, talleres, exposiciones, y muestra de audiovisuales.

La clausura ocurrirá el 6 de noviembre con las obras “Bodas de sangre” y “Suite flamenca,” a cargo del Ballet de Antonio Gades, en el Gran Teatro de La Habana.

Click on the thumbnails below to view all the photos in this gallery


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *