Sumbe, otra vez la guerra en Angola

By Irina Echarry, fotos: Caridad

HAVANA TIMES, 24 agosto – “Sumbe” una realización de Eduardo Moya sobre la guerra en Angola se exhibe por estos días en los cines de la Habana.

Es la mañana del 24 de marzo de 1984, los maestros, constructores y médicos cubanos que se encuentran de misión en esa localidad de Angola han terminado su faena. Por la noche celebrarán un cumpleaños colectivo y una boda.

Luego de confirmarse que no hay peligro de ataque o infiltraciones del enemigo, cada uno va a la celebración que desea. Pero la madrugada del 25 de marzo quedará marcada en la historia por el ataque sorpresivo de la UNITA (cinco batallones formaron un cerco alrededor de Sumbe) y la resistencia de los cooperantes cubanos y los militares angolanos.

Una vez más el tema de la guerra en Angola llega a la sala oscura, pero la gente no sale tan complacida del cine.

La fotografía y el color rememoran las fotos impresas de los años 80. Si asumimos que la intención es dar la idea de que se filmó en esa época, pudiéramos entender entonces el discurso anticuado de sus personajes, el patrioterismo y sobre todo el exacerbado machismo que impera en toda la película.

Las actuaciones no convencen, el único que resalta por su naturalidad es Jorge Martínez a quien le tocó el papel de Carrillo, teniente coronel encargado de organizar la resistencia.

Filmada totalmente en Cuba, debe haber sido difícil la concepción de la escenografía y los decorados para acercar nuestro terreno al paisaje africano. Algo acertado fue la pirotecnia de las escenas de guerra, pero no puede ser de otra manera tratándose de una producción del ICAIC y las FAR.

Esta es la segunda entrega de una trilogía conformada además por Kangamba (ya estrenada) y otro proyecto sobre la batalla de Cuito Cuanabale.

Acontecimientos tan desgarradores como la muerte de miles de cubanos, la separación familiar o la enajenación por la guerra quedan congelados con producciones tan estereotipadas como Sumbe, donde el público pasa el tiempo conversando y solo exclama cuando comienzan los disparos o sonríe con el gordo bufonesco que termina como héroe.

Otra película de guerra basada en la epopeya de Angola: un evento que marcó la vida del país y que no logra reflejar en toda su dimensión la cinematografía cubana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *