El maestro entre dos aguas

Por Sara Barderas

Paco de Lucia en La Habana en Octubre, 2013.

HAVANA TIMES (dpa) — Paco de Lucía no solo era un referente para el flamenco en España, era una leyenda de la música mundial desde mucho antes de su muerte hoy en México. Compositor y maestro de la guitarra, renovó el flamenco, impregnó de sentimiento especial piezas clásicas y otorgó al jazz un color del que carecía.

Junto al cantaor Camarón de la Isla, en los 10 años que van de 1969 a 1979 volvió el flamenco casi del revés, con armonías y ritmos distintos. Juntos atraparon a un público más allá del tradicional de los tablaos, un público heterogéneo que llenaba pabellones para escucharlos.

Sus dedos interpretaron como nadie las piezas clásicas de Manuel de Falla. Y “El concierto de Aranjuez” de Joaquín Rodrigo.

Hizo algo explosivo de la combinación del flamenco con el jazz, muy especialmente junto a John McLaughlin y Al Di Meola. Una experiencia musical con mayúsculas que dejó un legado entre el que se encuentra el disco “Friday Night In San Francisco”, una grabación en directo del concierto de los tres en 1981 que ha quedado para los expertos como una de las grandes obras maestras.

“Los conciertos se los lleva el viento, las grabaciones quedan”, dijo él alguna vez en los últimos años, en los que quiso dedicarse más a grabar que a viajar en giras casi interminables.

Mal que les pesara a algunos puristas del flamenco, no dudó tampoco en entrar con su guitarra en la bossa nova, el blues y hasta la salsa cuando consideró que debía hacerlo. Tocara lo que tocara, sus dedos flotaban sobre las cuerdas y hacían parecer fácil lo difícil, a fuerza de una gran técnica pero también de una gran intuición que aportaba siempre sentimiento.

Unos dedos que en 1976, poco después del final de la dictadura de Francisco Franco, pisotearon los miembros de un grupo de ultraderecha que sorprendió al músico en la Gran Vía madrileña.

Vea: Paco de Lucia en La Habana en octubre, 2013

Pocos días antes, al ser preguntado en televisión por cuál de las dos manos era más importante para tocar, dijo: “La izquierda es la que busca, la inteligente, y la derecha, la que ejecuta”.

En 2010 se convirtió en el primer español en ser investido doctor honoris causa por la prestigiosa universidad estadounidense Berklee College of Music, una de las mecas de la música.

El centro de Boston reconocía que “su música y su visión artística han influido a varias generaciones de músicos y han contribuido a difundir el flamenco entre un público internacional” y metía al guitarrista español en un Olimpo en el que ya estaban músicos como Aretha Franklin, Duke Ellington o B.B. King.

Autor de más de 200 obras musicales, otros reconocimientos con los que contaba son el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, el Premio Nacional de Guitarra de Arte Flamenco y la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes de España.

Uno de los últimos conciertos que dio en España fue en ese ámbito del jazz en el que De Lucía y su guitarra ponían siempre en pie al público. El pasado julio, en Vitoria, protagonizó junto al pianista estadounidense Chick Corea un concierto magistral que cerró el Festival Internacional de Jazz de la capital vasca. Uno de los finales más impactantes que recuerdan los asiduos a la cita.

Juntos interpretaron “Entre dos aguas”, pieza de Paco de Lucía reconocible incluso por los ajenos. La rumba con la que en 1973 saltó a las listas de éxitos más comerciales y al estrellato internacional, la composición que todo el mundo esperaba escuchar en sus actuaciones y él siempre sacaba de las cuerdas de su guitarra.

“Ponían esa rumba en las discotecas. Fue demasiado para lo que tenía previsto que iba a ser mi vida”, llegó a decir muchos años después sobre una composición que incluyó casi de casualidad en un elepé que necesitaba de algunos minutos más para llenar una cara.

Paco de Lucía nació como Francisco Sánchez Gómez el 21 de diciembre de 1947 en la localidad gaditana de Algeciras, en el sur de España, en una familia humilde. Desde niño fue estudioso y perseverante. Y no paró hasta hacer realidad su sueño: ser un gran guitarrista flamenco. Lo logró y luego llegó a más. Su muerte pone hoy fin a una era en el flamenco y en la música mundial.

3 thoughts on “Se nos fue Paco de Lucía a los 66 años

  • Coño, los buenos se van ponto y los malos se eternizan

  • Una gloria de la musica; un gran artista. que deja un tesoro de piezas inolvidables. El flamenco ya no sera el mismo sin el. Que descanse en paz. Te extranaremos, maestro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *