Potter y El Público maravilloso

Jordanis Guzmán Rodríguez*

De la obra
De la obra “Harry Potter, se acabó la magia”.

HAVANA TIMES — “Ve a ver la última obra de El Público, fueron las palabras de una buena amiga actriz a la que respeto mucho y que pocas veces se equivoca al recomendar una puesta teatral.

Aun así, tuve mis reparos en ver “Harry Potter, se acabó la magia”. Tal vez sea que la estética de ese excelente grupo no es la que más tiene que ver con mis gustos personales, aunque no dejo de reconocer el alto nivel técnico y artístico que Carlos Díaz suele imprimir a cada una de sus entregas.

Algo dubitativo fui al Trianón junto a un “amigo”. Hicimos la colita, compramos las entradas, nos sentamos en nuestras butacas bien alejadas del escenario, hablamos un par de boberías, hasta que se apagaron las luces y comenzó a escucharse la petición de apagar los teléfonos celulares en todos los idiomas posibles.

Comenzó entonces la obra, y la magia de ese Potter criollo inundó la sala. No necesité mucho tiempo para descubrir que estaba en presencia de un texto y una puesta diferente, muy alejada de los últimos trabajos de la compañía. Aquí la escenografía y el vestuario eran mínimos, cosa que ayudaba al desenvolvimiento de actores noveles, pero con un histrionismo impresionante.

El texto, excelentemente estructurado por Agniegska Hernández, nos presenta, en primer lugar, las vidas, motivaciones y singularidades de seis jóvenes estudiantes de una academia de magia a la criolla, que no es más (al menos así lo veo yo) que una reconstrucción teatral del día a día de esos jovencitos recién egresados de la Escuela Nacional de Arte.

Entre la risa, el discurso “fuerte” y el salpicadito melodramático que significa contar una historia de “Isla” y de inconformidades, Harry Potter… nos convida a conocer y a entender una generación que comienza a andar, a formarse, una generación que representa el futuro de un país.

Migración, despertar sexual, diferencia de clases, censura, “cambiar todo lo que debe ser cambiado” y algo más, figuran como ejes temáticos de ese experimento escénico lleno de fragmentaciones en la estructura y coqueteo con el teatro post dramático. Y digo coqueteo, porque aquí sí hay conflicto, sí hay una historia entendible para todo tipo de público, desde el más aguzado, hasta el menos ducho.

Debo mencionar que la primera mitad de la obra me pareció más efectiva que la segunda. Logra comunicar, entretener, discursar desde lo lúdico. La segunda me pareció rellena, hace que la obra se debilite y caiga. Por ende, el espectador sale del teatro agotado. Yo le quitaría al menos 30 minutos a la puesta.

“Harry Potter, se acabó la magia”
“Harry Potter, se acabó la magia”

s actuaciones están correctas, tal vez demasiado empeñados algunos en hacer reír y lucir simpáticos. También opino que deben crecer en el entendimiento de lo que dicen; es como si no comprendieran del todo el valor simbólico y poético de los textos que profieren. El trabajo corporal es muy limpio, ahí se siente la mano precisa de Carlos Díaz y se agradece.

La banda sonora es ingeniosa. Ese abordaje desde lo moderno y cubano de la música original de los filmes de Harry Potter, resulta un acierto contundente; no siempre encontramos buenas bandas sonoras en nuestro teatro.

Hubiese agradecido un trabajo de luces más sugerente, pero eligieron la austeridad en todas las disciplinas y es válido.

Ojalá esta puesta goce con la suerte de crecer, de desarrollarse y llenar la sala del Trianón, sin desnudos ni palabras altisonantes. Deseo que El Público siga demostrándole al público que es mucho más.

La obra estará presentándose en el teatro viernes, sábado y domingos durante las dos últimas semanas del mes de noviembre.

(*) Jordanis Guzmán Rodríguez, joven dramaturgo y guionista cubano. Ha escrito varias obras y performance para noveles compañías teatrales (Norte, Cotidianas Maneras de Caer bajo.) y ha intervenido como guionista cinematográfico en el reciente cortometraje de ficción, Diálogo. Actualmente se encuentra en la producción de dos nuevos guiones para cine y continúa su creación en el teatro.


One thought on “Potter y El Público maravilloso

  • el 23 noviembre, 2015 a las 7:41 am
    Permalink

    Una obra muy interesante. Fui a verla este fin de semana y me encnato. hacia tiempo que no iba al teatro y de verdad complacida. Muy bueno el articulo, dice cosas muy ciertas sobre la obra. Espero que la repongan pronto para volver a verla , porque me gusto mucho….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *