Por el pico divertir

Irina Echarry, fotos: Caridad

HAVANA TIMES, 21 abril — Jocosos, pícaros, serios, unos más melodiosos que otros, nos sorprenden en la rutina diaria.  Los productos van en carretillas, sacos, bicicletas, al lado camina el vendedor.

De cualquier edad, recorre las calles una y otra vez anunciando mamoncillo dulce, proponiendo las bondades del limón, piropeando a las mujeres para que compren los mejores aguacates o improvisando versos para vender el ajo.

Caminaba por Santiago de Cuba al ritmo de los sonidos de la ciudad cuando Félix de la Nuez decidió hacer este documental.  Lo motivó la musicalidad de los pregones callejeros.

Diferentes personalidades de la cultura cubana como Luis Carbonell, Miguel Barnet y algunos historiadores de la ciudad de Santiago nos recuerdan que el pregón es conocido en la isla desde los albores de la colonia y ha devenido en tradición el acto de gritar o cantar para anunciar la mercancía que se vende.

Con algunos cambios en el tiempo, dependiendo de la creatividad y la picardía del pregonero ha llegado a nuestros días.

Con estos personajes como protagónicos, la cámara recoge fragmentos de la vida santiaguera que reflejan desde sus costumbres alimenticias hasta el machismo cotidiano (son las mujeres quienes compran la comida y a ellas va dirigido el pregón).

En particular los santiagueros le impregnan una gracia especial a esta expresión natural por los elementos rítmicos típicos del habitante de la zona oriental del país.

El pregón y los pregoneros fueron motivo de dramatización en nuestro teatro bufo y han inspirado composiciones musicales como Frutas del Caney de Félix B.  Cagnet, El Frutero, de Lecuona o El Manisero, de Moisés Símons, de donde se saca el título del documental: “Si te quieres por el pico divertir, cómprate un cucuruchito de maní.”

Buena intención la del realizador, recoger en un audiovisual esta zona del folclore cubano, otra manera de contribuir a que se conserve la cultura popular.

 

2 thoughts on “Por el pico divertir

  • Luismi y no es el unico que a esa edad se tiene que buscar el pan, como el hay muchos mas, a esa edad se deveria de pensar a descansar despues de una vida de trabajo, pero no es asi

  • Que curiosa la foto del señor de la gorra azul. Que duro debe de ser tener que buscarse la vida, más aún a esa edad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *