Polito Ibáñez en el Puente Musical

Osmel Almaguer (*)

Polito Ibañez. Foto: Cuba.cu/polito

HAVANA TIMES, Feb.  20 — Conocido cantautor cubano.  Entre las figuras más destacadas de las trovadorescas de los últimos años, en cuyo movimiento ingresó en el año 1985, comenzó también su carrera como compositor.

Su voz, de agradable timbre, es colocada de manera adecuada para enfatizar la intención de  cada tema.  Quien le escucha no puede permanecer indiferente a tanto derroche de emociones.  Su público, mayoritariamente joven, establece una complicidad con su decir, envuelto en la magia de su honestidad y sencillez.

Una de las más notables características de sus canciones es la facultad de hacer pensar.  Esto se puso de manifiesto con gran eficacia en su primer disco Recuento, grabado mucho tiempo después de compuestas las canciones que lo integran, (Gente común o a la moda, Cada día,  Espejismos, etc.) y que responden a una época de idealismo que el propio Polito ha definido como “ingenua.” pero que le ha valido muchos fieles entre el público cubano.

Obtuvo el Premio Cubadisco 2001 en la categoría Música rock y Producción musical con su segundo álbum Para no pensar, del sello Unicornio, Producciones Abdala.

Su tercer CD se titula Axilas. En él, si bien no se nota una renuncia al buen hacer musical, predomina cierto espíritu light, con timbres modernos más afines al mercado internacional, tendencia que ya se venía manifestando desde Para no pensar.

Sus temas han sido incluidos en compilaciones nacionales e internacionales.  Ha compuesto especialmente para películas y series televisivas.  Ha ofrecido conciertos en países como Trinidad & Tobago, Argentina, Venezuela, España, Francia y Holanda, subiendo al escenario con figuras de renombre como Pablo Milanés, Silvio Rodríguez y Joaquín Sabina.

Polito, junto a seis talentosos músicos, establece una relación muy especial con el público.  Abarca todo un abanico de géneros musicales que va desde el pop y el rock, hasta el jazz.

Desde que escuché la canción que da titulo a su primer disco, pude sentir su gran capacidad para depositar en cada obra un desgarramiento total, con pensamientos de absoluta sinceridad.  No se trató del simple ejercicio de “hacer pensar.” sino de estremecer a quien lo escuchaba con esa mezcla de emociones y verdades redescubiertas, junto a él, en una realidad que a veces parece dormida.

Recuento

CD Recuento, año 1998

Entrada la noche fui a mi lecho / para sacarme del pecho / el cansancio y la rutina del roce diario / pero en vano fui buscando el sueño / y fui a dar en ese empeño / al recuento de la vida que hasta hoy / me ha tocado llevar.

Y supe entonces que viví de intentar / de la indiferencia de los menos mal / de aferrarme a todo aquello / que me fue distante como el sol / y supe que arrastré aquel gran dolor / y que tarde me llegó el amor / porque siempre daba más que un buen motivo.

Y descubrí que no siempre me dio la luz / pero amé la virtud / de darse a perdonar / y allí donde hubo tiempo preferí callar / pues nunca hay las palabras / para el alma mostrar / y siempre busqué lo puro en el mirar / donde lo que hay dentro / no se nos puede ocultar / pero la inocencia / que a veces me acompañó / supe fue la que me condenó / a creer en toda gente.

Entrada la noche fui a mi lecho / para sacarme del pecho / el cansancio y la rutina del roce diario / pero entre lo vano de ese empeño / fui a dar con el viejo sueño / de saber lo que en la vida / podré entonces llevar / y dar.

La letra de esta canción es a todas luces un poema, por su profundidad, por la desinhibición con que es asumido el tema y por lo esencial del mismo.  No es un juego.  Las palabras que aquí se reúnen no apuntan hacia experimentación lingüística alguna.  Están ahí para expresar una experiencia del espíritu.  Están para servir de legado; huella impostergable en el camino de los hombres y en sus relaciones sociales.

Polito descubría el mundo y aunque este no fuera tan bello ni tan bueno, nos lo mostraba de una manera hermosa.  Es su vida y en su testimonio se sienten reflejados muchos seres humanos.

(*) El Puente Musical desde Cuba: Este material es parte de una serie con el fin de promover la comunicación entre la gente de las diversas regiones del planeta.     Estaré utilizando una narración sencilla para hacer llegar al público interesado el mensaje que trasmiten esas canciones cubanas que por su escaso potencial comercial y las dificultades que supone su traducción, a veces permanecen en un estancamiento comunicacional, a pesar de ser verdaderas joyas de la cultura cubana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *