Patricio Amaro y su dulce locura

Puente Musical desde Cuba*

Osmel Almaguer

Patricio Amaro

HAVANA TIMES — Patricio Amaro se presenta con una de las propuestas musicales más sólidas entre las surgidas en los últimos años. Dado a conocer a principios de la década de los dos mil, ha logrado colocar sus temas periódicamente en las listas de hits.

Goza tanto de la preferencia del público más amplio y heterogéneo como del reconocimiento de la crítica, muestra de ello fue la nominación de su segundo CD “Dulce locura” al festival Cubadisco 2010.

Entra en el panorama musical cubano de una forma algo peculiar; con la realización de dos canciones por encargo que le reportaron más éxito y popularidad de la que él mismo esperaba, según ha confesado.

El primero sería para el programa televisivo “La otra geografía”, gracias al cual logró una presencia semanal en televisión que le ayudaría mucho en la promoción de su carrera.

Posteriormente compondría “Verano para ti”, respondiendo a la convocatoria de un concurso en el que participaron reconocidas figuras de la música cubana, y en el cual su canción resultó ganadora. El tema fue ejecutado por Patricio en asociación con el grupo Moncada y la agrupación rapera Cubanos en la red.

Su tema “A donde vas corazon”, que forma parte y da título a su primer CD, pertenece a la banda sonora en la película Kangamba, trabajo que realizó junto a Edesio Alejandro.

Su segunda producción discográfica, titulada “Dulce locura”, comprende una serie de ritmos entre los que destacan el remix, el rock y el pop, aunque a muchas de estas canciones les ha hecho versiones en ritmos caribeños y latinos.

En este, Patricio anuncia su madurez como músico, haciendo coincidir en sus temas musicales el ritmo pegajoso con letras sencillas pero inteligentes, y con un grado de sensibilidad característico.

Su trabajo más reciente parece enfocarse en conquistar el corazón de la gente joven de todo el mundo sin dejar de imprimir un sello cualitativo a lo que hace: “Quiero que mis conciertos no sean simples presentaciones, quiero hacer arte, mezclar mi música con otras manifestaciones como el teatro o la danza y quiero que mi disco me ayude a no salir el corazón de la gente (…)”, afirma.

Dulce locura  CD “Dulce locura”

Vaya locura / de una aventura / Se quedó encendida cada emoción / Se quedó prendido mi corazón / Dulce locura / tu cuerpo buscándome / Me llevaste a tu aire y tu seducción / hasta que lograste mi rendición

Vaya locura / de una aventura / Se quedó encendida cada emoción / Se quedó prendido mi corazón / Dulce locura / tu cuerpo buscándome / Me llevaste a tu aire y tu seducción / Hasta que lograste mi rendición

Y  llevo en mi cuerpo / tan solo caricias

¿Hasta qué punto un tema concebido para bailar necesita una letra profunda, que haga meditar sobre un tema trascendente? Esa polémica siempre ha estado ahí. Lo cierto es que este tipo de canciones ha seguido funcionando con letras de no mucha carga conceptual; sin grandes cuestionamientos, apoyándose en otros elementos propios de la música como el trabajo vocal, el carisma del cantante, el tumbao pegajoso, etc.

David Calzado de Charanga Habanera ha afirmado que si el reggaetón ha sido capaz de movilizar enormes masas de seguidores en todo el mundo, entonces no puede ser un género inferior. Esta conclusión mecanicista encierra algo de verdad, pero siempre resulta cuestionable.

Claro, para eso tendríamos que entrar a analizar cada una de las manifestaciones concretas del género y establecer un resultado inductivo que lo caracterice y determine cuáles de los rasgos que en su práctica resultan deleznables (malas palabras, alusiones de contenido sexual explícito, violencia, discriminación sexual y racial, etc.) podrían servirnos para definirlo.

La misma fórmula podríamos utilizar con todos aquellos ritmos propios del mundo de las discotecas, llegando a nuestras propias conclusiones sobre los mismos, y de acuerdo a nuestra escala de valores juzgar.

Más cerca o más alejado del esquema discotequero, el trabajo de Patricio en “Dulce locura” se enmarca en ese propio espíritu. Goza y hace gozar sobre la pista de baile. Cuenta una historia de amor, trivial o no, tal vez poco original, pero que alcanza un clímax.

(*) El Puente Musical desde Cuba: Este material es parte de una serie con el fin de promover la comunicación entre la gente de las diversas regiones del planeta.  Estaré utilizando una narración sencilla para hacer llegar al público interesado el mensaje que trasmiten esas canciones cubanas que por su escaso potencial comercial y las dificultades que supone su traducción, a veces permanecen en un estancamiento comunicacional, a pesar de ser verdaderas joyas de la cultura cubana.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *