Por Erasmo Calzadilla

HAVANA TIMES — Hace unos años vengo alertando sobre la cercanía de un declive civilizatorio. Los preocupados por ese tema tenemos un interés especial por la edad media; pensamos que una crisis global podría traer de vuelta otro periodo oscuro.

Y de tanto pensar en el asunto la ley de atracción puso en mi camino a un grupo de jóvenes cubanos que interpretan música medieval. Ensemble Medieval Lauda me concedió una entrevista que a continuación comparto.

HT: ¿Cuándo comenzó el proyecto?

EML: En agosto de 2010, con la intención de interpretar música renacentista, con formato coral e instrumentos modernos. En 2014 el proyecto resurgió como Ensemble Lauda, dando un giro hacia la interpretación de música medieval, que es completamente diferente, en disímiles aspectos, a la renacentista.

HT: ¿Qué los motivó al cambio?

EML: Sentimos el deseo de hacer algo diferente. Según palabras de un amigo nuestro: “Hoy vivimos a una velocidad que supera con creces la cadencia natural del ser humano”. Nosotros buscamos recuperar esa esencia; al acercarnos a ella recibimos y trasmitimos esa espiritualidad y sensación de paz. Consideramos de vital importancia rescatar el repertorio medieval por su gran belleza musical y poética.

Estaba además la tentación de explorar un terreno virgen en Cuba, y nos lanzamos a la aventura tomando como referencia al conjunto Ars Longa, dirigido por la maestra Teresa Paz.  Ars Longa es una excelente agrupación que durante más de 20 años se ha dedicado a la interpretación de música antigua; y si bien en sus inicios incluían un repertorio medieval, luego se enfocaron en la música del renacimiento y el barroco.

HT: Aunque en Cuba se usa mucho la expresión: “estamos en la edad media”, y una parte de nuestros ancestros vino de Europa, nuestra cultura y herencia musical parecen muy distantes del espíritu medieval. ¿Cómo logran ustedes establecer el contacto con un universo tan lejano?

EML: Recrear la música medieval conlleva un profundo trabajo investigativo, no es tan simple como poner delante una partitura y tocar.

Los instrumentos que usamos son reproducciones de los que quedaron reflejados en esculturas de pórticos, capiteles e iconografías; no existen en nuestro ámbito ni son fáciles de adquirir. Nos fueron obsequiados por lutieres especializados; entre ellos el señor John Pringle, quien nos apoya generosamente con su trabajo y rigurosa investigación organológica. Gracias a sus donaciones hoy disponemos de una importante colección de instrumentos de cuerdas pulsadas y frotadas, pertenecientes a los siglos XII y XIII: una guitarra medieval o guiterna, bandurria, cítola, rabeles, una rota y un salterio.

Pero no solo los instrumentos son difíciles, la música representa un enorme reto por la poca información que de ella existe. No es como en el barroco donde ya todo viene escrito; para interpretar, primero tenemos que investigar.

HT: ¿Cómo es el proceso investigativo?

EML: Nos basamos en trabajos realizados por musicólogos españoles. Trabajamos, además, con fuentes originales (facsímiles) a las que accedemos vía Internet o mediante intercambios de información.

Contamos con la referencia, el apoyo y la amistad de intérpretes de música medieval en España e Italia. Destaco entre ellos a Luis Delgado, director del Quarteto Medieval de Urueña; y a Eduardo Paniagua, reconocido intérprete español y pionero en la interpretación de música medieval. Otros referentes son José Luis Pastor, intérprete de cuerdas pulsadas y director del Ensemble Axabeba, Mauricio Molina, intérprete, musicólogo y director de la agrupación Magister Petrus, y muchos más.

Luego de la investigación viene el proceso reconstructivo, de experimentación y elección de prácticas musicales. Intentamos acercarnos lo más posible a la música medieval, pero cualquier interpretación moderna siempre será hipotética.

DSC_0619HT: Un público como el cubano, tan poco habituado a estos ritmos y melodías ¿cómo ha recibido vuestras notas?

EML: El público se interesa muchísimo por nuestro trabajo musical y los instrumentos, porque son rarezas que despiertan mucha curiosidad, siempre nos preguntan: “¿De dónde provienen?”, “¿Cómo se llaman?”.

HT: Háblame un poco de los integrantes ¿cuántos son?

EML: La agrupación está conformada por cuatro músicos y una cantante; en dependencia del programa, invitamos a otros intérpretes.

HT: ¿Todos son músicos de escuela?

EML: No todos son graduados de conservatorios, hay egresados de la ENA, del ISA y algunos que se han formado de manera autodidacta o con profesores privados.

HT: ¿Y el proceso de captación?

EML: Es bastante difícil encontrar personas interesadas en prácticas historicistas, sobre todo, porque no tenemos un salario que ofrecer. Esta música es muy espiritual, de sensaciones sublimes; si no la sientes y la vives en tu interior, aunque estés tocando técnicamente bien, no trasmites nada al público.

HT: ¿Puedes abundar sobre el repertorio?

EML: Recurrimos a repertorios de la península ibérica, Francia e Italia y, en menor medida, Inglaterra y Escocia. Y aunque no es precisamente medieval, también interpretamos música de la tradición oral sefardí y andalusí.

Dentro de la música medieval abordamos el repertorio religioso, tanto litúrgico como secular. De hecho, Lauda debe su nombre a un género musical “secular” que surgió en Italia a finales del siglo XIII. Contamos con un repertorio inmenso de cantigas de Santa María y del códice Calixtinus, de Santiago de Compostela.

Pero también nos ocupamos de la música medieval no religiosa. En la actualidad estamos trabajando con la obra de trovadores gallegos muy poco conocidos, y los cantamos en su propia lengua.

HT: Planes futuros y dificultades para alcanzarlos

EML: Desde el punto de vista burocrático nuestra meta inmediata es pertenecer a una empresa de música de concierto; para ello contamos con el apoyo del conjunto Ars Longa que tiene ya un camino recorrido.

Debemos ser auditados por un jurado especializado y eso es un gran problema, porque no abundan en nuestro país los versados en música medieval.

Pertenecer a una empresa es el paso previo para insertarnos en un ámbito profesional, obtener reconocimiento y una subvención que nos permita dedicarnos a tiempo completo a esta actividad.

La escasez de recursos económicos es nuestro principal obstáculo. Sin dinero es muy difícil acceder a partituras, materiales visuales, bibliográficos y a Internet; tampoco podemos pagar a los músicos para que tengan un incentivo. Relacionado con ello está la cuestión del local de ensayos; no contamos con uno confortable donde los instrumentos no sufran niveles elevados de temperatura y humedad.

sepia1En el ámbito propiamente musical el objetivo es seguir trabajando, ofreciendo conciertos, enriqueciendo la colección de instrumentos y en un futuro grabar un disco. También quisiéramos asistir a festivales y talleres que se celebran en Cuba y el mundo relacionados con la música medieval.

HT: Para terminar ¿cuándo y dónde podremos disfrutar del primer grupo de música medieval cubano, los precursores de la nueva época?

EML: El día primero de octubre estaremos en el teatro Martí a las 7:45 de la tarde, y el día 2 a las 4:15 en la parroquia del Vedado. Estas presentaciones formarán parte del festival Les Voix Humaines, organizado por Isabel Hernández, directora y productora de festivales de la oficina del maestro Leo Brouwer.

Y el día 20 de noviembre, en la antigua iglesia San Francisco de Paula, a las siete de la tarde, ofreceremos un concierto dedicado a la música de los mudéjares. El espacio fue cedido por la maestra Teresa Paz, del Conjunto Ars Longa.

11 thoughts on “Música medieval en Cuba

  • La agrupación Lauda está abierta para nuevos integrantes o personas con intereses por la música medieval, cualquier interesado puede hacer contacto con nosotros. Momentáneamente buscamos cantante, preferentemente masculino.

  • Sería muy saludable darles opciones como esta al público cubano, que está inmerso en medio de tanta música burda como el reggaetón y otras, se necesita espiritualidad para escuchar esta música, hay que limpiar el alma. Es absolutamente bellísima. Erasmo, avísame cuando se presenten. Un abrazo para ti y mi tocaya.

  • Cuando interpretamos la música del mal llamado “período oscuro” dónde se ha demostrado un mundo de riqueza humana y espiritual, si que queremos sintonizar con todas esas riquezas y devolverlas porque de alguna manera, templa y sana el espíritu dislocado que tenemos por el desasosiego del día a día.

    La música medieval, desprovista totalmente de pretensiones, nos llega con un lenguaje simple y único pero capaz de trasmitirnos emociones.

    Muchas gracias por sus comentarios y el ánimo que nos dan para seguir adelante, agradecimientos también a los responsables de esta revista que propiciaron la entrevista.

    Un saludo cordial a todos,

    Henry Vidal, Ensemble Lauda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *