Los imprescindibles: homenaje a la tercera edad en papier maché

Paula Henríquez

HAVANA TIMES — Recientemente volví a visitar a la artista de la plástica Georgina de la Cruz. Me recibió en su pequeña habitación, ocupada como suele estarlo en estos días que prepara una nueva exposición. En esta ocasión el trabajo que realiza no tiene mucho que ver con los cuadros mostrados en la entrevista anterior, sino que se trata de una original serie de esculturas que además de divertir, invitan a la reflexión.

Si bien es cierto que en la Isla, específicamente en La Habana existe gran número de artistas desconocidos, debo explicar que este trabajo tiene como propósito fundamental el de darle seguimiento a la artista cuya obra despertó anteriormente la curiosidad y preocupación de algunos lectores. De cierta forma también es una invitación para que otros profesionales de la rama artística rompan con temores y “tapujos” guardados hace tiempo y se decidan a exponer su verdad, sus carencias y salgan así a la luz.

Volviendo al tema, cuento que su más reciente serie de esculturas de papier maché (engrudo de pegamento, papel y agua que al secarse adquiere la forma deseada pues se endurece) quiere resaltar toda una serie de circunstancias de las personas de esta edad, de su andar cotidiano y sus costumbres más arraigadas. Algunas imágenes tomadas muestran a señoras y señores leyendo el periódico, sentados en un parque o simplemente caminando por la calle.

Georgina ¿qué le inspiró a realizar toda esta serie de esculturas de papier maché que representan a la tercera edad?

Yo camino mucho diariamente y durante esos paseos veo mucha gente. Casi todos son de la tercera edad, incluyéndome a mí. Me resulta gracioso ver como cada uno de nosotros tiene una rutina que nos mantiene activos y comunicados. Me gusta sumarme a estas actividades y conocer más de cerca toda esta vorágine mañanera que nos caracteriza. Así fue como se me ocurrió que cada uno de nosotros somos tela para cortar en lo que a creación se refiere. Por eso me propuse vernos desde afuera y, a la vez, desde adentro. Me senté y los observé hacer mandados, la cola para comprar el periódico cada mañana, reunirse para hacer ejercicios, en fin…

¿Es eso lo que representa esta serie de esculturas?

Sí, es eso precisamente. Es decir, somos nosotros, las personas de la tercera edad, los mayores de nuestra familia, los más experimentados. Esta es una forma de homenajearnos también, ¿por qué no?…

¿Homenajearse a ustedes mismos?

Sí, por vivir en un país con muchas carencias y aún así subsistir y encontrarnos un espacio diario. Un homenaje, porque, y ahora hablo sin incluirme, a las personas de la tercera edad se les debe admiración y respeto y muchas veces es muy poco lo que obtienen. Yo quise hacer notar que los ancianos estamos ahí, que aún formamos parte del mundo, del país, de la ciudad, que tenemos mucho que ofrecer todavía, en todos los sentidos.

Por otra parte esta serie también pretende convertirse en un retrato de la Cuba mañanera, la de los ancianos, la Cuba a veces ignorada por el vaivén de la gente, de los jóvenes, del apuro matutino por llegar a los centros laborales.

Cuéntenos más sobre la técnica utilizada…

Es muy simple y la pueden usar niños, jóvenes, adultos, en fin, todo el que quiera. Primero tenemos que romper el papel, generalmente papel cartón, en pedazos pequeños, después unimos en un envase una misma cantidad de agua y pegamento: para darle forma a la figura, en este caso utilizamos alambre de cobre que será, además, el sostén, como el esqueleto y después forramos ese esqueleto con la masa que se formó al unir los ingredientes antes mencionados.

¿Qué nombre y qué cantidad de figurillas tienes pensado para esta exposición?

Bueno, creo que la serie se titulará Los Imprescindibles y hasta el momento tengo planeado hacer 17 esculturas, ya estoy trabajando en las últimas. Creo que será algo nuevo y original, al menos para mí.

Aún no tengo fecha exacta de inauguración, pero creo que será muy pronto si las cosas continúan saliendo bien y hasta ahora será en la galería Wifredo Lam, de Marianao, la que se encuentra justo en el anfiteatro de ese municipio. Ojalá  les guste…


One thought on “Los imprescindibles: homenaje a la tercera edad en papier maché

  • el 24 agosto, 2016 a las 12:13 pm
    Permalink

    “Una invitación para que otros en esta profesión rompan con temores y tapujos”?.

    Pues yo no lo veo así, primeramente tengo que ver la obra con viejitos buceando en la basura, con la mano extendida pidiendo limosnas, o sentados en la acera vendiendo maní, para poder decir que verdaderamente se está exponiendo dizque “la verdad, sin miedos y sin tapujos”.

    Estimada Paula, en qué clase de contexto es que entra ese llamado para que los artistas se decidan a exponer sus obras sin miedos ni tapujos?, no sé si te has enterado de la recientemente expulsión de su centro de trabajo a Yanelys Núñez Leyva, historiadora del arte que quiso sacar a la luz, su verdad y sin tapujos. Y para mas en este proyecto colaboró Luis Manuel Otero Alcántara, reconocido artista y valorado precisamente por su labor como profesor de papier mache -y copio textualmente- “gestor de una frustrada -por las autoridades- obra de decoración de las fachadas de las viviendas aledañas a la suya, que empleaba el graffiti, la pintura mural unido al imaginario cultural de los convecinos”.

    Según entiendo, por ejemplo el artista en Cuba que trabaje el papier mache, debe “ajustarse” a que su obra se base en una viejita muy señorial ella con su pamela montando bicicleta y si a otro artista le da por inspirarse en un mural en la pared, que sea, (también por ejemplo) con cinco hombres con la cara de un barbudo por detrás, para que cualquier parecido sea pura coincidencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *