La película de Ana. Otra película cubana

Warhol P.

La pelicula de Ana
La pelicula de Ana

HAVANA TIMES — La película de Ana. No se puede negar que si este filme logra cierto interés en el público es por la magistral actuación de la actriz principal.

Es por eso que hubiese preferido que se titulase: “La película de Laura”. Desde hace mucho no teníamos la posibilidad de disfrutar en el cine de Laura de la Uz, y es por eso que estoy agradecido, aunque esperaba algo trascendental.

Ya había escuchado hablar a varios amigos que la habían visto en el festival del nuevo cine latinoamericano, además, de que venía precedida por un premio en guión.

Francamente, no creo que sea de lo peor que se ha realizado últimamente. Viéndola hasta el final, me di cuenta de que tampoco era lo que esperaba. Tratándose de un tema del que se podrían sacar mejores resultados, porque pienso que de la prostitución en nuestro país hay mucho que hablar, sin llegar a ser como esta película, un poco vacua.

A mi modo de ver, muy personal, lo mejor de la película es la entrevista que se le hace a Ana en una azotea de la habana, donde el personaje expone sin pelos en la lengua porqué se prostituye, esa es la película, yo que soy tan dado a la síntesis, hubiese optado por realizar un corto metraje al estilo de los que se hacen en los kinocuba. Tal vez, habría sido más satisfactorio.

El resultado: una comedia muy ligera que en ningún momento logró ni a mí, ni a los espectadores sacarnos una carcajada.

Un guión con vericuetos, personajes superficiales que están por estar, es el caso de el que ha llegado de Miami (Rodolfo Faxas) que al parecer está enamorado de Ana, o en el pasado tuvieron alguna relación, es algo que no nos queda claro, lo que sí sabemos es que es el marido de la hermana de Ana (Yerlin Pérez) ciertamente no se dan muchos datos, por lo que el personaje se ahoga en la superficie y nos quedamos con el deseo de saber qué sucedió o que sucederá, pero pasa lo inesperado: nada.

En cuanto a las actuaciones me habría gustado ver más desarrollo en las estelares actrices Paula Alí y Yerlin Pérez.

Qué decir de la peluquera, (Blanca Rosa Blanco) actriz que desde sus inicios me ha parecido excelente, pero desde hace uno o dos años atrás noto que está siendo demasiado usada, la vemos en videos clip, en tras la huella, en novelas, en el cine. Y al parecer no se da cuenta, de que algo así atenta contra ella.

Considero que su personaje en esta ocasión es demasiado endeble, a mi modo de ver carece de credibilidad, en ningún momento hace un corte de pelo.

Hay una escena en la que Ana está sentada en el sillón de la peluquería y se nota que la peluquera no sabe como obrar en su trabajo, la peina, le recoge el moño y le echa agua con él recogido, nunca he visto hacer esto en una peluquería.

Recomiendo al que vea la película que preste atención a esa escena, me causó risa y al mismo tiempo pensé que Blanca Rosa debió considerar hacer este papelito, debería pensar en grande, sabemos que puede darse el lujo de escoger otros personajes de carácter, pero no es la primera vez que lo hace, me viene a la mente su pequeña aparición en Juan de los muertos. Al parecer, hacer cine es lo más importante, o tal vez sea mejor algo, que dejar de existir, como muchas otras actrices que ya no aparecen en la pantalla grande.

Otra que se destaca en actuación, es Yuliet cruz (Flavia). Es orgánica, graciosa, espontánea. No sé porqué pero siempre que la veo actuando me quedó fascinado, pues le resulta fácil desdoblarse, sabe cómo hacer las cosas, y en la película de Ana su actuación fluye armoniosamente, aunque no puedo dejar de decir que el guión no aporta mucho a su personaje, por momentos creemos que su historia dará un giro, y que será interesante, pero ocurre lo inesperado: absolutamente nada.

Otra escena que me dejó pensando, fue ya finalizando la película, esta es de las peores a mi modo de ver, con un grave problema de edición.

Ana y su amiga prostituta van a una cafetería al aire libre.

Flavia le dice que el extranjero la está buscando y quiere verla lo más pronto posible. Ana está nerviosa, le pregunta: ¿qué será lo que quiere ese hombre? La amiga saca un celular y le responde: ¨vamos a averiguarlo en este minuto¨, marca un número y le da el celular a Ana, esta dice: ¡qué…! y acto seguido como tele transportadas, aparecen las dos caminando por el malecón, y Ana continua hablando por teléfono.

No entiendo cómo pudo ocurrir algo así, si acabábamos de verlas sentadas en una cafetería distantes del malecón.

Pero como si fuese poco, habla por teléfono con el extranjero que le pide hacerle unas fotos, al parecer para un catálogo, Ana lo cita para verse con él en la avenida del puerto.

Aparece Ana en casa de Flavia, y al rato llega el extranjero ¿es que no se iban a ver en la avenida del puerto?

El final de la película nadie logra entenderlo, Ana termina parada frente al malecón con la bandera cubana de fondo, por cierto, nuestra bandera sale bastante en la película.

No sabemos en que queda la cosa, si al final Ana se vuelve puta, o que nos deja como mensaje que la vida no es otra cosa que una ficción.

Muchas personas me han hecho saber sus criterios y en general todos concuerdan en que la película empieza bien, pero a mitad de camino el guión comienza a fallar, no he logrado entender como la película de Ana alcanzó un premio en guión, cuando el peor problema de la película recae sobre él.

Nada, dejaré eso a los especialistas, mientras, seguiré esperando mejores propuestas, aunque reconozco que esta película se puede ver, pero solo eso, se puede ver, y hasta cierto punto, se disfruta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *