La música en Cuba, entre la escuela o la vida

Responde el maestro Frank Federico Boza, director de Isla Caribe

Vicente Morín Aguado

Frank Federico Boza

HAVANA TIMES — El Maestro Boza archiva 35 años como músico profesional, de ellos los últimos veinte como Director de Isla Caribe, su propia orquesta. La conversación comienza en torno a cierta tendencia muy popular en su reiteración, de textos groseros, marginales en cuanto al sector que reflejan de la vida nacional:

“La exageración como exageración se queda, no es necesario exagerar para estar en línea. Para mí lo importante es mantenerme, trabajar sobre las raíces, cantándole a las cosas bellas de este país.”

Sin embargo los estribillos pegan, por ejemplo: “Si tu no sirves para matar, entonces deja que te maten”:

“Mira periodista, la gente olvida sus palmas, los frutos de la tierra, Baracoa, por ejemplo, su Cacao, su Café, la Papaya, otras frutas, los que trabajan; lo cubano sin la política, lo que debemos recordar y resaltar. Para mantenerse en la cima, algunos se agarran de cualquier cosa,  lo mismo compran un número que se dejan llevar por ideas baratas.”

HT: ¿Y dónde está el problema, en la corrupción, la burocracia? ¿Cómo creador, las percibes en el ámbito de la música?:

Frank Federico Boza: Vamos a pensar que es la suerte y que tal vez algunas ideas no interesan. Si hubiera un trabajo desde la base, los que te evalúan luego no deciden a la hora de los discos, los viajes, la televisión. O sea, democratizar el proceso, sin usar esta palabra como algo de política, usarla como algo efectivo, es decir, controlar, tener la opinión real de los artistas, de los creadores.

Boza nació en El Entronque de La Maya, un pueblecito cercano a Santiago de Cuba. Después del Servicio Militar Obligatorio se hizo músico aficionado en la Casa de la Cultura de Nueva Gerona, Isla de la Juventud:

Frank Federico Boza con Omara Portuondo.

Comencé en una Charanga típica, al estilo de la Aragón o la Original de Manzanillo. De aficionado pasé a profesional siempre en la percusión. Cursé estudios en la Escuela de Superación Profesional, percusión en su integralidad y piano complementario. Ya hacía mis propias composiciones cuando en 1991 me impuse el reto de venir para La Habana.

HT: Tú idea sobre las composiciones, las letras en tu concepción del arte.

FFB: Le canto a las flores, las palmas, los niños, las buenas ideas y cosas. Las ideas no tienen fronteras. Mi disco Algo más que el Son está agotado, con buenas ventas fuera del país. Conocí el Sucu Suco en la Isla y quería hacer esta variante sonera tan antigua como algo propio, dentro de un formato reducido al estilo de una Jazz-Band. Al principio negativas, desconfianza, pero me impuse, fui persistente.

HT: ¿Qué deseabas de tu propia orquesta?:

FFB: Ya te dije, un formato reducido, muy común, como por ejemplo NG La Banda. Debutamos en los salones de La Tropical, impuse mis ideas, me decían loco, pero al final me abrazaban, conseguí relanzar el Sucu Suco pinero en este formato, algo original. Entonces comenzaron a felicitarme. Hubo gente solidaria y nació “Algo más del Son” , realizado por la EGREM. con la producción de Rafael Chacón y Sara González cantando “La Culpa del Guisazo”, inspirado en una narración corta de Abel Prieto. Incluí temas antológicos del género, entre ellos “El rabito del lechón”, obra maestra de Mongo Rives, rey de la música pinera.

Mi experiencia como periodista es que Cuba olvida sus ritmos, a no ser que venga un comerciante emprendedor y los escuche. El Sucu Suco podría tener la buena suerte de la Vieja trova santiaguera o el Buena Vista Social Club. Muchos grupos se repiten, es una maquinaria dedicada a ganar algún dinero, montarse en el avión, ganar un poquito más de dinero, volver, seguir en la farándula pero salvo excepciones, no veo mucho de originalidad:

Así es Vicente, porque no van a la raíz, a buscar los artistas que realmente valen. Mucho de estudios, con los mismos maestros y arreglistas, están ahí, pero nada nuevo. Antes Chapotín era Chapotín y Chocolate era Chocolate, La Aragón a su vez y el Benny otra cosa. Cuando algo es original, busca, salió fuera de la escuela y lo digo sin negar los estudios, porque como te dije, agradezco las posibilidades de estudiar cuando yo era un muchachón salido del servicio militar y pude hacerme músico.

Boza cocinando su salsa Suco Suco.

HT: ¿Satisfecho? ¿Caminos? ¿Soluciones?:

FFB: Para nada, aunque reconozco que la orquesta lleva veinte años aquí en La Habana, se mantiene. No hemos viajado al exterior, tenemos para otro disco, que seguro se vendería bien. No es estar arriba o abajo, es mantenerse, conservar el nivel. A veces si no estás arriba no siempre es tu culpa. No siempre depende de ti mismo el no verse o escucharse.

Tal parece que vivimos un desorden, algo fuera de control, el dinerito manda y la burocracia se impone:

No es mi caso citar nombres, soy artista como otros y no me corresponde porque puede mal interpretarse, pero te digo, también en los espectáculos se ha perdido el director artístico, la persona que te guía, te dice lo adecuado para el lugar, la hora, el público en concreto. Organizar racionalmente los espectáculos.

HT: Hablaste del llamado “pecado de la escuela”, pero igualmente reconoces el valor de los estudios.

FFB: Hay una calidad relativa, dada en los estudios, pero con los años y el sistema implantado, vamos a la reiteración. Antes también había conservatorios y maestros, sin la masividad actual. Lo diferente estaba en el momento de enfrentarte a la vida real, al espectáculo, las giras, las grabaciones. Era otro mundo muy competitivo, con poco espacio para el aburrimiento, la reiteración o la chabacanería.

HT: Maestro, lo triste es que mientras Ud. Le canta a las cosas bellas, otros se comparan con un ómnibus y nos gritan en la cara, “Aceite y agua, yo soy una guagua, cuidáo que te cogen las jimaguas.” Boza me da la mano recordándome:

FFB: Polo Montañez, guajiro natural rescatado por una disquera europea: Los viejitos del Buenavista Social Club, proyecto forjado muy lejos de aquí; fíjate bien donde se marca la diferencia, dónde está el éxito permanente…

HT: ¿En fin Boza, para ti qué es lo esencial, la escuela o la vida?:

FFB: La vida es una escuela, lo que cada cosa en su momento, o sea, cuando yo era estudiante era joven, tenía menos experiencia y hoy llevo la escuela y la experiencia de la vida por eso pienso como pienso.
—–
Vicente Morín Aguado morfamily@correodecuba.cu

TEXTOS FOTOS: (De izquierda a derecha)

1- (Sin título)  2- Boza cocinando su salsa Sucu Suco.  3- El Rey de la música pinera y su heredero.  4- ¿La escuela o la vida? (Con Omara Portuondo)

2 thoughts on “La música en Cuba, entre la escuela o la vida

  • Un saludo fuerte al más tanlentoso de los bandoleros de la Isla de parte de Juancito Mejías,
    de los Taínos de Mayarí, y de los demás bandoleros de Oriente y el Viejo Mundo.

    Unión Matías Pérez

  • Buena entrevista, sobre lo corto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *