La diva de la danza

Dariela Aquique

Alicia Alonso en una celebración por su cumpleaños en La Habana. Foto: Elio Delgado

HAVANA TIMES, 9 agosto – Ofrecen homenaje en Moscú a Alicia Alonso, la Diva de la danza por su noventa cumpleaños.  La pequeña sala del Teatro Bolchoi se engalanó y los rusos rindieron pleitesías a la más egregia figura del ballet cubano.

La prima balerina absoluta, directora de la Compañía de Ballet de Cuba, quien pese a su edad sigue en activo como coreógrafa y profesora, la que en sus años de esplendor fuera considerada por los más conocedores de esta majestuosa profesión: La mejor Giselle de todos los tiempos, quien inmortalizara sus insuperables interpretaciones de Carmen, Coppelia, La fille mal garde o El Lago de los Cisne, sigue poniendo en alto el nombre de la isla en materia de arte.

Muchas han sido las actividades dentro y fuera del país por de la jornada en conmemoración del aniversario de este ícono del escenario.

Aquella mujer que la critica especializada catalogaría innumerable veces como el fenómeno vivo más relevante de ballet clásico mundial ha declarado en conferencia de prensa, después de agradecer a los moscovitas, que la música de un compositor ruso la ha fascinado y que esto la inspirado a trabajar de inmediato en la coreografía de un nuevo ballet.

Indudablemente, el espíritu creador de ella no envejece.  Su vitalidad y genio innovador sorprende a todos.  Formadora de varias generaciones de talentos, muchos que están bailando con la Compañía cubana y otros lo hacen en reconocidísimas agrupaciones extranjeras, Alicia sigue aportando a la cultura universal su legado perdurable.

Decidió no irse de Cuba, ha pronunciado su incondicionalidad a la Revolución y desde aquí, amen las carencias que tantas veces afrontan las producciones escénicas nacionales ha conseguido hacer y quiero permitirme un juego de palabras con la retorica de Lewis Carroll: Esta no es Alicia en el país de las maravillas, es Alicia quien hace maravillas en este país.

El Gran Teatro de La Habana, sede del BNC (Ballet Nacional de Cuba), abre y cierra su telón para regalarle al público fabulosos estreno y reposiciones de lo más exquisito del repertorio local y universal.  Con su escasa visión, la que no impidió que bailara, reconociendo paso a paso el tabloncillo, no puede Alicia ver a tantos admiradores, pero siente el interminable aplauso que le da Cuba y el mundo a la Diva de la Danza.

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *