La Bella Cubana

Texto y Fotos por Irina Echarry

Gerardo Alfonso en el espacio de "La Bella Cubana"

HAVANA TIMES, 26 abril — Tomando el título de una canción de José White, la sala Villena de la UNEAC tiene  un espacio para hablar de la labor de mujeres vinculadas al universo musical. La profesora y musicóloga Alicia Valdés, al crear el espacio se propuso dar luz y voz a mujeres prestigiosas.

Por ahí han desfilado intérpretes, compositoras, investigadoras. El pasado 16 de abril la invitación fue para María Gattorno, promotora cultural que con gran empeño  dio vida al proyecto  cultural de la Casa Comunal de 37, entre Paseo y 2: El Patio de María.

Desde 1987 y hasta el año 2003, el Patio de María llenó  el vacío que exisistía para los fanáticos del rock,  abrió la posibilidad de ampliar y mejorar las perspectivas de desarrollo a los grupos, propiciándoles un lugar estable para ellos y sus seguidores.

Por eso no es raro escuchar los testimonios de agradecimiento de músicos  que encontraron en María comprensión y apoyo, a pesar de la juventud de la mayoría de los integrantes de las bandas, a pesar del estigma que como una maldición caía sobre los rockeros: a finales de los años 80, ante los ojos de la sociedad solo eran  inadaptados y drogadictos.

Esta promotora se enfrentó a los prejuicios y provocó un avance en el movimiento juvenil de esos años difíciles. María creó un proyecto llamado Rock contra Sida, alcohol y droga que propició a muchos jóvenes conocer un mejor camino para desandar la vida.

Los integrantes de Hipnosis le regalaron algunos temas y el trovador  Gerardo Alfonso se sentó al piano para dedicarle sus versos a la amiga. El reconocimiento a María Gattorno fue un pretexto para hacer un homenaje al rock cubano y para sacar a la luz el trabajo de promoción que a veces está un poco oculto.

María recordó que El Patio acogió otros fenómenos musicales como la primera peña de trova  titulada Sueño no más (título de una canción de Ireno García, anfitrión de la peña), allí se presentaron jóvenes que devinieron en artistas de calidad, tanto trovadores como artistas de la plástica que con su creatividad daban soluciones a la precarias condiciones del local. También forman parte de la historia del Patio la peña literaria de Ivette Fuentes y  El té de Jorge.

Un buen espacio para recordar a La Bella Cubana (nombre que cubre a todas las mujeres que se han presentado aquí). La belleza que  se exalta no es la física, sino la intelectual. Los terceros sábados de cada mes, a las tres de la tarde se conversa con mujeres que han  hecho aportes a nuestra cultura nacional.

El próximo encuentro será el día 15 de mayo  y estará dedicado a Lucy Provedo, una de nuestras mejores cantantes de ópera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *