Hablando de Bob Dylan

Irina Pino

Bob Dylan.  Foto: wikipedia.org
Bob Dylan. Foto: wikipedia.org

HAVANA TIMES — En 1985, al final de una fiesta, un amigo me invitó a escuchar un disco de Bob Dylan. Cuando lo escuché, primero me asombró, luego sentí que era algo diferente. Eran canciones interminables, tocadas solo con una guitarra y una armónica.

Yo era muy joven, y a pesar de no entender el mensaje con claridad, intuía algo único en esa manera muy suya de interpretar, con aquella voz que alguien dijo sonaba como papel de lija. Aunque para mí significa una voz que rompe esquemas, que puede recorrer largas distancias, esconderse y saltar, y también huir de nosotros, como algo inatrapable o juguetón, que se burla de todo y de todos.

Quise enseguida, que me tradujera sus canciones, constatando la poesía del juglar, aquella fabulosa imaginación para contar historias, recurriendo a mezclar lo humano con lo simbólico, siendo común en sus canciones que hable de la gente sencilla, o de los íconos de la literatura, el cine y la religión. Es como disfrutar de un banquete de creatividad.

Con sus palabras expresa lo que otros necesitan oír, tiene el don de los sabios, y la irreverencia para ridiculizar al poder. En sus canciones de amor describe la delicadeza, el dolor, y en muchas de ellas se percibe una fina ironía.

En la gira interminable que realiza desde hace años, debe haber incondicionales de muchas generaciones que lo siguen; ver y escuchar a la leyenda viviente, supongo sea un privilegio para los que puedan cumplir ese sueño.

I´m Not There, la película de Todd Haynes de 2007, recrea las vidas de Dylan. Es un homenaje de los más originales que se le ha hecho al artista; separarlo en varios personajes, hasta en un niño negro que huye en tren con su guitarra y canta en los pueblos, es de alguna manera, darle aliento a su alter ego Woody Guthrie, el cantante folk y compositor representativo de la canción-protesta. El viaje del chico, es la fuga de Bob de su pueblo natal.

La disección de cada uno de estos Dylans, sus amores, sus tragedias personales, arman la estructura de un hombre que tiene aún mucho que mostrarnos, y que nos deja una estela de lo surreal dentro de lo real.

El cantautor, quien ha experimentado en géneros tan diversos como el folk, el rock, y el blues, ha grabado un disco de versiones de temas de Frank Sinatra. Y según sus propias palabras confiesa: “Él es la montaña, esa es la montaña que tienes que escalar, aunque solo llegues a parte de ella”.

Y no sería más concluyente decir: “Soy un alpinista atrevido, y voy a escalar esa montaña…”

También se define en estos momentos como un hombre mayor y consciente de que la pasión va mejor con la juventud.

Esa tranquilidad espiritual, ¿no será otro truco para mantenernos al tanto de su vida y su música?

Pero es conveniente no tomarlo al pie de la letra, siendo tan impredecible como es.

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *