Habanastation: ¿juego o realidad?

Por Irina Echarry, Photos: Caridad

Mayito y Carlos, los protagonistas de Habanastation.

HAVANA TIMES, July 23 — Por estos días el cine Chaplin acoge una gran variedad de público. Varias generaciones convergen en la cola para comprar las entradas. Habanastation, primer largometraje de Ian Padrón, despierta curiosidad.

Las imágenes iniciales nos muestran la vida de Mayito, en Miramar: un niño bien educado, que vive en un ambiente de lujo, pocas tensiones, con una familia perfecta. Más tarde hace su entrada Carlos, rodeado de la mayor cantidad de dificultades e imperfecciones posibles.

Estudiando en la misma aula, los dos niños se ignoran pues sus mundos son muy diferentes, sin embargo una situación algo disparatada hará que se encuentren fuera de la escuela, se conozcan, intercambien experiencias y se acepten tal como son.

Para muchos cubanos y cubanas es importante que un audiovisual nuestro hable desinhibidamente de las diferentes clases sociales que conviven en Cuba. Esta película muestra dos de esas clases (ya sabemos que son más), lo hace a través de estereotipos muy marcados, lo que deriva en caricatura.

Por un lado los ricos de Miramar enajenados con sus bienes materiales, encapsulados en la tecnología, alejados de la vivencias de la gente de a pie, bitongos que no saben defenderse, acostumbrados a resolverlo todo con dinero, ignorantes de la “vida de la calle” y sin amigos.

Por otro lado los pobres de La Timba que casi podríamos decir es una fabela brasileña donde se encuentra de todo en tres o cuatro cuadras: dominó, caldosa, mulatas, ron, buenos amigos, bembé, pandillitas, ignorantes de la tecnología, presos, babalaos y gente creativa.

Si bien es cierto que la cinta no nos dice quién es mejor, en cuál de los barrios se fomentan mejores valores, sí contrapone de manera simbólica el juego electrónico (para los que hay que tener recursos materiales) con la libertad, la valentía y el disfrute del juego natural (que puede realizarse sin recurso alguno).

El público disfruta dejarse llevar por los vaivenes de la historia contada a través de jocosidades y momentos más dramáticos, con buena fotografía y actuaciones que convencen.

En la Cuba de hoy puede que existan esos dos extremos, pero también pudiéramos encontrar (entre otras cosas) que en un barrio como La Tinta cualquiera tenga un playstation o algo más sofisticado o que en Miramar haya gente cumpliendo prisión por cualquier motivo.

Porque Cuba no es una sola, pero tampoco dos. Hay muchas Cubas, algunas se escapan a nuestras vivencias, con otras chocamos directamente.

Algunos puntos álgidos parecen provocar la reflexión del público. Los niños (pequeños que aún están en primaria) deben reunir 200 pesos si quieren arreglar el playstation y deciden “luchar el baro.” o sea ponerse a trabajar para conseguirlo: venden botellas, limpian algún jardín o patio, echan aire a gomas de bicicletas.

Al finalizar la película se escucharon comentarios sobre lo delicado de mostrar a niños cubanos trabajando (aunque sea en actividades que no son riesgosas ni están por encima de sus fuerzas) cuando en todo el mundo se aboga porque cese esta situación.

Sin embargo otros pensaban que el trabajo (siempre que no sea abusivo) puede ser un condimento en la formación del niño o joven, algo que los forje como personas de bien.

Otros discutían si el final, en el que el muchacho de Miramar le entrega su playstation al de La Tinta, resultaba una buena acción, o un buen símbolo, cuando toda la película pone en evidencia que los juegos al aire libre incentivan la imaginación, el compañerismo, la libertad personal.

Habanastation, con su visión contemporánea de la realidad cubana (a pesar de los estereotipos) es un canto a la amistad, a la aceptación del otro, al respeto. Aunque vivan en mundos distintos los niños no muestran maldad hacia los demás y pueden interactuar, jugar, comunicarse y aprender uno del otro.

Porque de lo que sí no hay dudas es que todos tenemos algo que enseñar.

 

Haga clic sobre las  imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería


3 thoughts on “Habanastation: ¿juego o realidad?

  • el 26 julio, 2011 a las 7:07 am
    Permalink

    Estás fallando Irina, ahora tendrías que preguntarme: ¿Hacer un estereotipo de estereotipar no es sofístico?

  • el 24 julio, 2011 a las 7:53 am
    Permalink

    Estoy de acuerdo contigo salvo en lo último. Es una exageración visto desde afuera, pero cuando estás viendo la película el director te lleva a creer que eso es lo que tienen que hacer. El niño rico está perdido de la casa y sacó el playstation sin permiso (así que no puede acudir a sus padres) y el pobre es el que comienza a reunir el dinero con sus ahorros, vende una paloma que quería mucho y entre los dos luchan el baro que les falta. Es muy manipuladora, pero así es la historia de la peli. Saca tus conclusiones.

  • el 24 julio, 2011 a las 4:55 am
    Permalink

    “Por un lado los ricos de Miramar enajenados con sus bienes materiales, encapsulados en la tecnología, alejados de la vivencias de la gente de a pie, bitongos que no saben defenderse, acostumbrados a resolverlo todo con dinero, ignorantes de la “vida de la calle” y sin amigos.”

    Oye la verdad que yo no entiendo ni papa: Parece que ser rico implica enajenación. Qué mal! Qué mal!

    “Por otro lado los pobres de La Timba que casi podríamos decir es una fabela brasileña donde se encuentra de todo en tres o cuatro cuadras: dominó, caldosa, mulatas, ron, buenos amigos, bembé, pandillitas, ignorantes de la tecnología, presos, babalaos y gente creativa”

    …Y puñaladas y balazos y mala forma y mala educación y también lo contrario. Ser pobre es la virtud, parece, y rico el defecto. Entonces los ricos no son gentes creativas y me aventuraría a decir que los pobres son unos maleducados. Como eso no es así, ni lo uno ni lo otro, te digo que hacer esos estereotipos es cuando menos, sofístico.

    “Si bien es cierto que la cinta no nos dice quién es mejor, en cuál de los barrios se fomentan mejores valores, sí contrapone de manera simbólica el juego electrónico (para los que hay que tener recursos materiales) con la libertad, la valentía y el disfrute del juego natural (que puede realizarse sin recurso alguno).”

    Yo no creo que sea una contraposición puesto que no se excluyen necesariamente, es más bien una cuestión de azar. Para la libertad y demás hay que tener también recursos materiales, como para lo otro. Entonces dónde está la diferencia.

    “Algunos puntos álgidos parecen provocar la reflexión del público. Los niños (pequeños que aún están en primaria) deben reunir 200 pesos si quieren arreglar el playstation y deciden “luchar el baro.” o sea ponerse a trabajar para conseguirlo: venden botellas, limpian algún jardín o patio, echan aire a gomas de bicicletas.”

    Y esto último por otra parte me parece una exageración; en 1ra: yo no he visto a ningún niño que teniendo un play station tenga que hacer esas cosas para arreglarlo. En 2da, si algo hay en cuba, para bien o para mal, es el fetiche de que los niños no pueden trabajar y por tanto los padres hacen lo que tengan que hacer para satisfacerlos sin que ellos tengan que trabajar. Habra sus excepciones, como es de esperar, pero no como para que sean ilustrartivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *