Fotografía digital. Un reto para cubanos

Regina Cano

regina1
“Entre vitrales, la luz”, por Martha Iris Pérez Santana.

HAVANA TIMES — La imagen, parte fundamental en nuestras vidas, unida al espíritu y la sensibilidad necesaria, son las mejores herramientas que poseen los recién iniciados fotógrafos que participan en la exposición “Punto de Partida” en el Centro Cultural Riviera.

Dedicarse a la fotografía digital en Cuba no es tan fácil como algunos puedan creer, pues desde poseer una cámara fotográfica hasta el pago de las impresiones, son actos distantes para muchos que tienen esta vocación o que la eligen como una búsqueda personal y a los que se les dificulta, a veces, participar en eventos de otra envergadura.

Exponer en este espacio perteneciente al Proyecto 23, es para ellos sinónimo de haberse graduado en Fotografía Digital de un taller impartido por Yuri Obregón, quien es fotógrafo y graduado de Artes Plásticas en el ISA -Instituto Superior de Arte, y “…fundador del colectivo F8, grupo de fotógrafos que han venido marcando pautas en la recién llamada `novísima fotografía cubana’…”, se leía en el plegable de inauguración.

Igualdad diferenciada.
Igualdad diferenciada. Por Ramön Claver

Recién egresados de este curso, algunos de ellos con cierta experiencia fotográfica, expusieron 28 obras en este cine que, como tal, no posee un espacio concebido para la muestra de creaciones artísticas, pero las obras planas han encontrado la forma de hacerse un lugar en su lobby.

Exposición que recién se desmonta y que contó con la curaduría y coordinación de Yuri Obregón Batard y Evelyn Pérez Gálvez.

Los enamorados de la imagen, de esta historia, aún tienen un camino que recorrer para su madurez, pero en su trabajo ya se nota un ojo inquieto detrás del lente que pretende queden sus percepciones recogidas con un filtro propio.

“Todos los artistas, ¿por qué no llamarlos así?, se embarcan en un viaje sin retorno. Algunos quizás lo toman como `hobbie’, otros lo harán con más seriedad. Sin embargo, el conocimiento pervive…”, concluía en sus palabra, dicho plegable.

 

Regina Cano

Regina Cano:Nací y he vivido durante toda mi vida en La Habana, Cuba, la isla de la que no he salido aún y a la cual amo. Vine a esta realidad un 9 de Septiembre. Mis padres escogieron mi nombre por superstición, pero mi madre me crió fuera de la religión que profesaba su familia. Estudié Contabilidad y Finanzas en La Universidad de La Habana, profesión que no desempeño por ahora y que decidí cambiar por hacer artesanías, algo de cerámica y estudiar un poco sobre pintura e Inglés. Ah! Sobre la foto; me identifico con los preceptos Rastafari, pero no soy una de ellos, solo tengo este gorro que uso de vez en cuando, pero les aseguro que no tenía una foto mejor.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *