Festival del Tambor 2011

Por Irina Echarry, Fotos: Caridad

HAVANA TIMES, 12 marzo — Cuando se escucha hablar de tambores enseguida vienen a la mente las imágenes de Chano Pozo, Tata Güines, las muchachas de Obbiní Batá o Los Papines.

Por eso no resulta extraño que la sala del teatro Mella se llene por estos días aunque la entrada tenga el precio de 20 pesos cuando antes solo costaba 5 ó 10. Pero no importa, vale la pena la emoción que provoca un toque o una rumba bien sonada.

La Fiesta del Tambor ya llega a su edición número diez, en todos estos años ha sido la oportunidad de escuchar en vivo a percusionistas de calidad y de disfrutar de espectáculos bien diseñados.

Lo que pasó el segundo día de la Fiesta del Tambor es que alguien olvidó llevar al protagonista. Un espectáculo desbalanceado e incoherente recibió al público e hizo que se esfumaran las ilusiones de escuchar tumbadoras o bongoes.

Dos cantantes: Vania Borges y Verónica Velázquez, a pesar de sus potentes voces, no lucieron como otras veces, tampoco el audio se los permitió, detrás de ellas un juego de batá apenas se escuchaba y el nombre de los ejecutantes nunca se entendió.

El plato fuerte fue una extensa sesión de improvisación en el drums por donde pasaron varios intérpretes como Ruy López-Nusa, Rodney Barreto, Roicel Riverón, Enrique Plá, Girardo Piloto, Roelvis Reyes, Ruy Adrián López-Nusa, Oliver Valdés.

Sin dudas excelentes músicos, pero descargando sus energías sobre un mismo instrumento derivó en un poco de monotonía sonora. Luego el humorista Carlos Ruiz de la Tejera recitó tres poemas y por último la orquesta Aragón cerró la noche.

Al salir del teatro, aliviados por no escuchar más la voz engolada del conductor del espectáculo, muchos nos preguntamos ¿y los tambores?

Es posible que haya sido casualidad la de esa noche, en el programa del Festival había funciones tentadoras como la dedicada a las mujeres en la percusión y otras sesiones de concurso; pero la energía, la espontaneidad, la sabrosura que esperábamos encontrar…no acudió esa noche al teatro Mella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *