Etcétera para el Humor Cubano

“La alusión a la sátira en el contexto cubano es constante”

Helson Hernández

Eider izq. en que esta de frente
Eider Pérez (izq.) y otro actor de Etcétera.

HAVANA TIMES — Eider Pérez es director, guionista y actor de una de las más noveles agrupaciones humorísticas en la Isla, Etcétera, la cual se define por un discurso muy particular.

HT: Cuéntanos la historia de Eider y su ejercicio de humorista

Eider Pérez: En una etapa determinada de la vida uno no sabe realmente lo que quiere, hasta que camina un poco… En mi provincia natal, Guantánamo, ingresé en la universidad para estudiar Historia, y es allí donde descubro mis inquietudes artísticas, el deseo de expresar algo a través del arte.

Primero hice teatro como aficionado, vinculado al movimiento de la Universidad de Oriente, y allí decido formar el grupo Etcétera, con mi amigo Raúl Ernesto Bosa, quien actualmente ya no radica en el país. Él era estudiante de la carrera de Sociología.

O sea, el humor nació durante mis estudios universitarios, y posteriormente se tornó algo más serio en mi vida, sobre todo, por un festival que se hacía en Santiago de Cuba, Cascabeles en la punta, el cual aglutinaba a gran parte de los humoristas del oriente. Ahí por vez primera, el Centro Promotor del Humor vio el trabajo nuestro, y es cuando somos invitados al primer Aquelarre de La Habana en el 2007. Cursaba el 4to año en la Facultad de Humanidades.

HT: ¿Ser universitario y hacer humor, qué determina?

EP: La universidad sin duda, proporciona todo un bagaje cultural que puedes aprovechar en el quehacer humorístico. Siempre digo que el humor, más que la búsqueda de la risa por la risa, también es un juego con el pensamiento.

El humorista a la vez contribuye a educar o mal educar a un público determinado, por ello se necesita contar con una información, al menos, básica, independientemente de que hay humoristas que nacen con ese talento de hacer reír, pero siempre se va a necesitar la formación y superación.

De alguna manera todo ese conocimiento nuestro, que adquirimos en nuestros estudios universitarios, desde la historia, la filología, la sociología, ha contribuido a desarrollar el estilo de trabajo que hoy define a Etcétera.

HT: ¿Cuántos años llevan como agrupación?

EP: Comenzamos muy jóvenes, con apenas 19 años. Cumplimos el pasado 3 de marzo 10 años de fundado, por tanto estamos celebrando aún nuestro aniversario.

HT: ¿Se divide entre el actor, escritor y director?

EP: Algunas actividades son por necesidad, las hago porque no me queda más remedio, pero hay otras que sí las disfruto muchísimo, como escribir, lo que considero un acto de exorcismo maravilloso.

Concebir una historia, un personaje, y luego ver que las situaciones que voy creando tienen un efecto en el público, es de lo que más disfruto; apreciar cómo la gente disfruta y se ríe con las diferentes situaciones.

Ya la labor como actor es una condición que me ha tocado más bien por una cuestión económica, sabemos que los escritores y directores en el humor no ganan dinero. Y hay que buscar y luchar también la economía para subsistir. Me he dedicado más a dirigir y a escribir para el grupo, me estoy debatiendo ahora en ese dilema, en cómo voy a reescribir mis cosas, y hacia dónde me voy a dirigir como actor.

HT: ¿Dirigió el grupo desde su génesis?

EP: Siempre fui el director hasta hoy, aunque Etcétera fue, en sus inicios, una idea de dos amigos. Creo que eso es lo que nos ha salvado, porque la idea del humor que se defiende está regida por un solo pensamiento que parte de una misma idea colectiva, pero a la vez es rectorada o liderada por una persona.

Cuando se fueron del país los anteriores integrantes, todos pensaron que íbamos a dejar de existir, y actualmente los otros dos miembros no son fundadores. No tienen la misma procedencia universitaria mía, son, en cambio, graduados de escuelas de arte. Venecia y Yasser, somos tres, son actores de formación.

HT: ¿Conceptos para diferenciarse entre tantos humoristas cubanos?

EP: Partimos de un referente. Somos el único grupo perteneciente al Centro Promotor de Humor que surgió en la década del 2000, los demás provienen de los 90, incluso de los 80.

Nosotros tenemos un referente de la manera en que se ha legitimado hacer el humor en Cuba, a partir del trabajo de todos los que nos antecedieron. Pero partimos fundamentalmente de un referente internacional, de grupos como Les Lutier, Tricicle, Gila, y otros humoristas españoles.

La idea nuestra es defender un humor que no se circunscriba solamente a cuestiones coyunturales o inmediatas, aunque sabemos que tiene que tratar la inmediatez, pero nos interesa a la vez que tenga un contenido universal en sí mismo.

La alusión a la sátira en el contexto cubano es constante, y es determinante a la hora de hacer humor en la Isla, por ello tratamos de buscar un punto medio en ese sentido, que partiera más de la búsqueda y otros temas de índole social. En nuestro repertorio se puede encontrar un clásico de la literatura universal tratado desde la perspectiva de lo contemporáneo en el humor o una obra eminentemente absurda, con humor blanco o que tenga su mayor contenido satírico.

HT: ¿Etcétera y su espíritu de superación?

EP: Siempre creemos que el mejor trabajo está por hacerse, y esa es la máxima del grupo, no creer que todo se haya alcanzado, simplemente que es un camino por el que andamos, y ese camino tiene un fin en el momento que descubramos la verdad en el arte, y eso no existe. Por tanto, el próximo trabajo siempre va a ser más complejo, superando el anterior, y por ahí va nuestra meta.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *