El specdrum de Fernando Bécquer

El Puente Musical desde Cuba*

Osmel Almaguer

Fernando Becquer. foto: cubadebate.cu

HAVANA TIMES, 18 oct. – Fernando Bécquer, trovador sui géneris, en el cual se reúnen varios afluentes de ese río que hoy llamamos “la cubanidad.” Sus actuaciones están impregnadas de sabrosura, chispa, espiritualidad y visión crítica, por lo que algunos lo definen como un “Filósofo de la calle.” Fernando Bécquer se parece a sus canciones y sus canciones se parecen a la vida, afirmó en este sentido el poeta, periodista, e investigador Antonio López Sánchez.

“Su estilo musical abarca diferentes géneros de la música popular cubana, una especie de canto conversacional por el que muchos lo catalogan como un trovador muy singular. Su carisma y su interacción con el público lo han hecho partícipe de programas radiales y televisivos a lo largo de toda su carrera.”

Con más de dos décadas de vida artística, sus principales éxitos recién los ha empezado a cosechar en la primera década de este milenio. Muchas de sus canciones más conocidas se encuentran recogidas en su álbum “Cubano por donde tú quieras,” grabado bajo el sello disquero Bis Music.

Ha compartido micrófonos y escenarios con artistas como Diego Cano, Axel Milanés, Rita del Prado, Eduardo Sosa, Silvio Rodríguez y Adrián Berazaín, entre muchos otros. Se encuentra vinculado a la Asociación Hermanos Saíz. Ha participado en festivales y proyectos que aúnan a trovadores y jóvenes tanto dentro como fuera de la isla.

Ha participado en varios discos colectivos, dentro de los cuales se encuentran La voz del diablo (2008), producido y editado por el Sello EGREM, en el cual participó junto a Tony Ávila, Yamira Díaz, Eduardo Sosa, Ray Fernández y otros trovadores de su generación; Los jóvenes cantan a Martí (2003), producido por la Asociación Hermanos Saiz y editado por el Sello EGREM, en el cual participa junto a cantautores de su generación, y La estrella de Cuba (2003), producido por la Asociación Hermanos Saiz y editado por el Sello EGREM, en el cual participó junto a los trovadores Eduardo Sosa, Ariel Barreiros y Pavel Poveda.

Fernando Becquer. foto: lajiribilla.cu

SPECDRUM del CD Cubano por donde tú quieras

Cuando te miro con el specdrum, me recuerdas una fiesta el sábado a las diez. / Cuando “cusita” y “pepesin” bailaban al compás de las campanas de los Bonie end. / Coro: Cuando te miro con el specdrum, dicen que porvenir se va a caer. / Cuando te miro con el specdrum, oigo a Pastora con su guararey. / Y yo te quiero así, me vuelve loco tu filosofar / me rompe el coco tu don natural de hacer y no decir, / cuando te miro con el specdrum / cuando te miro con el specdrum / cuando te miro con el specdrum drum drum drum drum drum.

Cuando te miro con el specdrum me recuerdas negronas en el básquetbol / y las carreras de ochocientos metros planos que ganaba Juantorena con el corazón. / Coro: Cuando te miro con el specdrum, dicen que Anglada conectó jonrón. / Cuando te miro con el specdrum oigo que Stevenson se hizo campeón. / Y yo te quiero así, me vuelve loco tu filosofar / me rompe el coco tu don natural de hacer y no decir, / cuando te miro con el specdrum / cuando te miro con el specdrum / cuando te miro con el specdrum drum drum drum drum drum.

Cuando te miro con el specdrum / me recuerdas la navaja que picó a cualquiera, / las plataformas de charol y el buen pitusa de mamá que se facharon de la tendedera. / Coro: Cuando te miro con el specdrum, dicen que el yuma huele a ratonera. / Cuando te miro con el specdrum oigo que un chama grita pin pon fuera. / Y yo te quiero así, me vuelve loco tu filosofar, me rompe el coco tu don natural de hacer y no decir, / cuando te miro con el specdrum / cuando te miro con el specdrum / cuando te miro con el specdrum trum trum trum trum trum. / Negra te quiero así, te quiero así. / Negra te quiero así, te quiero así. / Negra te quiero así, te quiero así. / Negra te quiero… Ay negra te quiero… / negra te quiero así.

El specdrum en este caso es utilizado por el compositor como una especie de símbolo glorioso. En las artes plásticas las líneas radiales sugieren gloria, divinidad, belleza. El specdrum, corte utilizado esencialmente por personas de cabello rizo y, entre estos, por la gente de piel oscura, es más que una preferencia estética. Es una cultura. Se utilizó mucho por allá por los años 70 y ahora se ha comenzado a llevar desde hace algunos años.

Así, el specdrum es una suerte de momento simbólico superlativo sobre la cabeza de las personas, con el cual Fernando Bécquer rinde homenaje a la mal llamada “raza negra.” (Hay consenso entre los científicos en cuanto a la teoría de que no existen las razas humanas). No obstante, si biológicamente no existen, desde el punto de vista cultural y sociológico si es válido analizar los fenómenos étnicos a la luz de los colores de la piel y otras características tipológicas.

Y es esto precisamente lo que hace Bécquer, y lo hace desde una perspectiva neta y curiosamente cubana, pues el specdrum indudablemente no tuvo la misma connotación en Cuba que en el resto del mundo. En Cuba significaba la realización de un ideal, el de la igualdad e, incluso, el de la posibilidad de una preponderancia racial. De ahí que se resalten las hazañas deportivas del baloncesto femenino, el atletismo, el boxeo y el beisbol. Actividades practicadas esencialmente por la “gente de color.”

Características socio-históricas son puestas de manifiesto: la alegría, el baile, la indocilidad, la preferencia a actuar antes de decir; así como otras de naturaleza negativa, como cuando se roban el jeans de “mamá” de la tendedera, o el presunto acoso al turista (yuma) en un rincón de un solar.

En general, se trata de una confesión de amor por parte de Fernando Bécquer a una negra que no es otra que su propia raza, pues reconocer tanto defectos como virtudes es una buena forma de amar.

Cuba va pasando por debajo de la letra. La vida cotidiana no parece haberse detenido para que se compusiera esta canción.

(*) El Puente Musical desde Cuba: Este material es parte de una serie con el fin de promover la comunicación entre la gente de las diversas regiones del planeta.     Estaré utilizando una narración sencilla para hacer llegar al público interesado el mensaje que trasmiten esas canciones cubanas que por su escaso potencial comercial y las dificultades que supone su traducción, a veces permanecen en un estancamiento comunicacional, a pesar de ser verdaderas joyas de la cultura cubana.

 

 

 

 

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *