El glamour de la mediocridad

Yenisel Rodriguez

“Con dos que se quieran” es el nuevo espacio televisivo de la autoproclamada vanguardia artística de Cuba. La salida al aire del programa responde al interés personal de su presentador y director, el cantautor Amaury Pérez, de exhibir ante el pueblo una nómina selecta de cubanos ilustrados.

Amaury Pérez es heredero de una élite artística constituida antes de 1959, que a golpe de perseverancia han lograron conservar un espacio y una imagen propia durante los últimos cincuenta años.

Su proyección política ha sido la comunión con las “auténticas” minorías ilustradas, y la complicidad lucrativa y espiritual con los gobiernos de turno. Sin embargo, por momentos disimulan cierta estética proletaria, de artista popular y hasta de trovador contestatario.

¿Pero… ¡¿Ilustrados auténticos?! ¡Que más quisieran ellos! Esa siempre ha sido la deuda histórica de las clases adineradas en Cuba: lograr diferenciarse de lo popular. En nuestros días los invitados de “Dos que se quieran” heredan un desafío que no parecen en condiciones de afrontar.

Mucho de estos “ilustrados” provienen de familias populares. Y aunque no ocultan tal estirpe, si se refieren a ella con tal desapego, que nos parece por momentos una aventura exótica de conquistadores del pacífico. Cierta pose aristocrática para mostrarnos a la abuelita negra.

En el grupo referido se dan las más disímiles historias de ascenso social; al estilo de los que ganan loterías. Incluye desde un pintor nacido en Santiago de Cuba, con sus carcajadas y su humildad campechana; hasta un sex symbol que por mucho tiempo crió puercos para sobrevivir, mientras filmaba una de las películas más importantes del siglo XX cubano (Fresa y Chocolate).

A estos invitados se les da un tratamiento especial en el programa. El presentador, en el rol de director de orquesta, dirige con gran maestría la proyección mediática de estos alfabetizados de la alta cultura. El humilde pintor santiaguero nos convence al final de su condición de mecena doméstico, cuando nos enteramos de las bacanales que se dan en su mansión con lo más selecto de la intelectualidad cubana; mientras el criador de puercos nos advierte que ahora vive en una lujosa casa cerca del mar, en una misión de artista plástico en busca de su esencia; y que ya no cría lo que se come.

En un segundo grupo se encuentra los pares de Amaury Pérez. Estos han nacido en cuna de oro, y a muchos de ellos Alejo Campentier, Lezama Lima, y Mañach, le cambiaron los pañales cuando niños. Para estos invitados la dirección del programa tiene preparada otra dramaturgia: el culto lambiscón al Cesar de la alta cultura.

Amaruy Perez, right, y Vicente Feliu en el programa "Con 2 que se quieran." Foto: cubadebate.cu

Estos programas se convierten en monólogo egocentrista o en una exhibición de dominio de las metáforas y las bellas formas. Amaury siempre termina extasiado con estos programas, es como si viviera en una Cuba postsocialista, propietario de una canal de televisión y modelo promocional de los tenis de Adidas. Sería como ensombrecer la “hazaña” de Carlos Oteros, pues habría demostrado que no es necesario enrumbarse en los helados caminos de la América del Norte para poder entrarse a pellizcos.

Sin embargo esto no es lo más pasmoso. En el penúltimo programa del mes de Septiembre, hizo su entrada en la alfombra roja de “Dos que se quieran” un tercer grupo; quizás más inquietante: el funcionario de la cultura. El día de la inauguración Amaury no escatimo en gastos, y se permitió invitar a lo más competente de la ortodoxia cultural cubana: Alfredo Guevara.

En dicho programa, Alfredo no se estuvo con ambigüedades o dobleces. Definió a quienes pertenece la gracia de habitar en el edén de la intelectualidad cubana. Grande fue mi sorpresa al ver lo reducido del elenco: Alejo Campentier, Lezama Lima, José Martí, el propio Guevarita (obviamente) y otros pocos que no hacía falta mencionar. Les llamó tanques pensantes, y sin ellos será imposible salvar al país del caos.

No obstante, acto seguido se mostró algo más optimista, dejando claro que el edén estaba al alcance de todos. Describió la ruta a seguir:

Para alcanzarlo sólo es necesario erradicar la mediocridad que nos carcome el alma al resto de los cubanos. Para lograr tal purificación, debemos leer asiduamente “El Capital”  de Carlos Marx, renunciar a ver cualquier programa extranjero y, por último, descubrir los espíritus luminosos, que sorprendentemente todos llevamos dentro, bajo la tutela de los militantes del Partido Comunista de Cuba. Fue más que demasiado. Amaury quedó consternado ante tanta verborrea autoritaria.

Viendo y escuchando las declaraciones de Alfredo Gavera, la predeposición hacia los dos primeros grupos de invitados se desvaneció. Aquellos superhombres, a pesar de todo, se posicionan desde el reconocimiento de la diferencia y de los intereses encontrados. Pero lo guevarita fue otra cosa. Fue el odio ciego del autócrata a la libertad. Con el magisterio que caracteriza a los funcionarios, ocultó su mediocridad bajo el glamour de la retórica partidista.

“Dos que se quieran” comenzó firmando su divorcio con el cubano de a pie, y parece que terminará por divorciarse también de los que desean una Cuba liberal. Mala noticia.

Amaury, sin saberlo, renuncia a honrar la memoria de su madre, una especie de alma espiritual que sintetiza todas las cubanidades, para en su lugar resucitar la memoria de su no tan conocido padre, un destacado militante del culto al comunismo a la Soviética.

Vaya chasco.


8 thoughts on “El glamour de la mediocridad

  • el 26 noviembre, 2010 a las 7:00 pm
    Permalink

    Más vale tarde que nunca

    Por estar fuera de la capital y no tener el mejor acceso a la tecnología, respondo hoy a los comentarios hechos al Glamour de la mediocridad.

    Amaury, entiendo que los padres duelan, por eso le pido la disculpa. No obstante los padres no fueron ofendidos. A su madre la pensé con respeto y admiración; a su padre lo caractericé con una imagen hoy profundamente desacreditada, pero eso no es ofensa.

    Por otro lado pienso que las opiniones no sólo deben ser respetadas, sino también discutidas, y usted renuncio a ello.

    Por lo tanto resumo que su comentario no sólo fue sentimiento, aceptación y respeto, sino también (o fundamentalmente) la política del silencio.

    Cuando las disculpas sean aceptadas, venga un posicionamiento político más coherente y explicito, no para mi persona, lo individual no hace patria; sino para aportar un granito de arena al debate y al consenso que debemos construir todos los que participamos en este foro.

    Únicamente un debate político participativo puede venir a solucionar los conflictos que consumen a Cuba. Todos tenemos intereses creados, la cuestión es no dejar que estos nos inmovilicen políticamente. Ah, le aclaro a usted y a los demás comentadores que el que firma como Yenisel es hombre.

    Yenisel

  • el 12 octubre, 2010 a las 12:36 am
    Permalink

    ¿ kien es ella ?…..La Cultura cubana ke conoce es solo la ke le han contado en estos 50 años de anticultura….esta ke han llenado de sensura y regueton….desgraciadamente estas ultimas generaciones han perdido sus mejores talentos en la inmigracion forzada y la apagadera nacional,no sabe ke todos esos intelectuales tambien tienen una formacion popular y han hecho de su talento algo activo ke los coloka ahora en esa “guara” ke konforma la intelectualidad cubana,sobrevivientes de los años del Gulag,ke tuvieron ke sufrir los años del Gris Kinkenio y las aberrantes medidas de la politika cultural de la Revolucion,es cierto ke muchos maman la teta socialista y disfrutan de relaciones y “palankas”….pero el nacer en “cuna de oro” no es un proposito,es una bendicion de Olofi,los padres no se escojen,se aceptan y el ser consecuente con esto es kasi una obligacion…..yo por mi parte kreo ke ahora en cuba solo kedan jovenes enmerso en la voragine de la Cuba actual…” pan y cirko “,regueton y chispa pa ke no protesten….¿son esos los ke kiere ella ke inviten al programa …a Marislaisis y a Yulenka ke solo aspiran casarse con un “yuma” y besar la boka del reguetonero de turno ?….!!!! EL AGUA EMPIEZA A COJER SU NIVEL !!!……ACHE

  • el 11 octubre, 2010 a las 5:39 pm
    Permalink

    Acepto, Alberto, la pluralidad de opiniones, es decir, no las condeno, que cada cual emita y publique lo que sienta pertinente y sobre cualquier cosa. Si alguien quiere pensar de mi lo que desee, o sobre el programa lo respeto y no lo echo al basurero. Lo de mis padres me pareció un exceso y una muestra de mal gusto. Sólo eso; sinceramente no se lo merecen y por eso participé. No voy a calificar ni a descalificar el comentario de Yenisel. No está en mi naturaleza. Por razones obvias no puedo aclarar cada punto de la nota de marras, Yenisel no lo necesita ya que ella asumió como ciertos los puntos que señala. Todos podemos formarnos un criterio de los personajes públicos. Gracias a los que participan en este foro. ¡A todos sin excepción!

  • el 11 octubre, 2010 a las 4:06 am
    Permalink

    Yo el artículo ni lo acepto ni lo respeto porque es mediocre, si Yenisel leyó las entrevistas de los prgramas que han salido y esta es su opinión pues no entendió nada, ni creo que nunca vaya a entender, hay gente que nunca entiende y mezclar todo el odio y el rencor con la cultura creo que un error. Al programa van todo tipos de cubanos, desde Antolín el Pichón, que no creo que sea exactamente un cubano ilustrado, pasando por Liuba María Hevia, Isabel Santos, Adalberto Alvarez y por supuesto Alfredo Guevara que muy a su pesar es unos de los intelectuales vivos mas importantes de la cultura cubana en estos momentos, creo que ni los cubanos se han dado cuenta de esto. Le pregunto entonces cual es el otro glamour??? el de Cristina??? el del gordo y la flaca??? el de Caso cerrado???? el de primer impacto??? el de Carlos Otero???? (impeorable en mi opinión!!!!!)????? el de Oscar Haza?????? no creo que se trate de conceptos si no de patrones y sus patrones están evidententes pegados a ese glamour, al verdaderamente mediocre, por suerte los cubanos que estamos en cualquier parte de mundo sabemos decantar entre esas cosas y no nos hemos nunca dejado engañar o confundir con verborrea política.
    Ahora haz igual que el Granma y no publiques mi comentario!!!!!! Saludos Noelito (cubano ilustrado!!!!)

  • el 11 octubre, 2010 a las 2:55 am
    Permalink

    Dios mio, dios mio
    Me alarma el espíritu que hay bajo su reflexión.
    Nadie tiene la culpa de haber nacido en el seno que nació y vivir en consecuencia con ello. ¿Donde sembramos tanto rencor?…..No sé porque piensas tú, soldado que te odio yo.
    Y !ACLARO¡ No estoy defendiendo el programa de marras ni a su conductor..
    Esto es lo de menos. Lo que importa son, a decir de Silvio, las palabras que han dicho lo demás.

  • el 11 octubre, 2010 a las 1:58 am
    Permalink

    Creo que el último párrafo de la nota de Yenisel Rodríguez, sobra. ¿Por qué inmiscuir allí a los padres del artista? Por otro lado, es de celebrar la tolerancia de Amaury cuando en su comentario afirma que no cuestiona la nota y que la respeta. Pero los verbos respetar y aceptar no son sinónimos. ¿Qué acepta Amaury, que pertenece a una élite artística, que su proyección política es de complicidad lucrativa e intelectual con los gobiernos de turno, que su programa es un monólogo egocentrista y que se divorcia del cubano de a pie? Tal vez, he interpretado erroneamente su comentario.

  • el 10 octubre, 2010 a las 3:40 pm
    Permalink

    Yenisel: No cuestiono su articulo, es su opinión, la acepto y la respeto. Lo que me parece una chapucería de su parte es hablar de mis padres muertos porque como es obvio ellos no se pueden defender. Creo que ahí pierde la altura que pretendió darle a su nota sobre C2QSQ y termina revolcándose en el lodazal de la desidia. Es mi criterio y espero lo considere para la próxima.

  • el 9 octubre, 2010 a las 7:16 pm
    Permalink

    ¿Acaso estos grupos de autodenominados intelectuales alguna vez, en alguna parte del globo, han sido distintos? Desde siempre viven de mamar la teta -y algunas glándulas- al gobierno en turno, porque eso sí se los permite LA FLEXIBILIDAD DE SUS CONVICCIONES.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *