El Festival de cine y las historias que trae

Por Irina Echarry

Foto: Caridad

HAVANA TIMES, 9 dic — Lo que más agradece el público espectador en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano son las diferentes visiones acerca de la realidad de los países que participan.

Sin embargo, cuando estas visiones se alejan de los estereotipos, la gente reacciona de manera diversa: unos se van del cine, otros se quedan (aunque perturbados) a ver qué pasa, pero muchos son los que disfrutan la cercanía de historias humanas.

Remolino (Brasil, 2011) es una película que gira alrededor de una anciana de Minas Gerais. El filme tiene el tempo de Bastú, la anciana, y escudriña en sus emociones.

La muerte del esposo la obliga a acudir a sus recuerdos y la vida cotidiana la enrola en una relación interesante con sus nietos: la tradición y lo novedoso, confluencia de dos generaciones que se aceptan sin imposiciones.

Su amiga María (otra anciana) la mantiene en el mundo del baile y el tambor, insuflando fuerza a su vida. Una película tranquila, con una historia sencilla, cautivadora, que se aleja de las famosas fabelas brasileñas y buena candidata en la sección Ópera Prima.

También de Brasil llega Ella soñó que morí, un documental de 75 minutos narrado por extranjeros presos en Brasil. Unos, acusados por tráfico de drogas, otros por tráfico de personas, algunos no dicen por qué están cumpliendo cárcel, pero todos, hombres y mujeres ofrecen su historia personal llena de emociones, errores y deseos de reconstruir sus vidas.

Con una discreta escenografía que consta de una mesa, una silla y algunas pocas vistas de la prisión, la gracia del filme radica en la simpatía que transmite la gente que cuenta. Unos más interesantes que otros, cada uno va diseñando su personalidad a través de la narración.

Foto: Caridad

Como muestra-homenaje se exhiben varias producciones realizadas por egresados de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, que este año cumple 25 de fundada.

Cochochi es una de las películas que participa en esta muestra. La historia de dos hermanos de la etnia tarahumara: Evaristo y Tony.

Terminan la escuela primaria y Evaristo quiere seguir estudiando, pero Tony, que es más afortunado en los estudios, desea seguir la vida por otro camino, fuera de la escuela, en libertad de hacer lo que quiere al aire libre, sin entrar en el engranaje de los estudios.

Una visión realista del entorno que rodea a estos dos niños: dos puntos de vista acerca de un mismo problema.

Los niños emprenden un viaje por la sierra con una medicina para entregar, luego de robar un caballo al abuelo. Al perder el animal por descuido, los niños se dividen, cada uno vive su propio viaje y al final confluyen en la escuela.

La angustia de Evaristo por el robo del caballo y por la pérdida contrasta con la frescura con que Tony asume el problema, sin embargo un Happy End sorprende al espectador, cada uno logra lo que quiere sin cuestionarse si está bien o no para los demás.

Oportunidades para ver historias distintas se sobran en este Festival, historias humanas que nos ayudan a conocernos mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *