El festival de cine despierta polémica

Texto y fotos por Irina Echarry

HAVANA TIMES, 6 dic.  — Hay que ver el festival, hay cosas buenas, dice con picardía Lazaro Leruán Reinoso, joven estudiante de música, mientras levanta las cejas.   “Las cosas están ahí, tú las ves si quieres, mira, por ejemplo, en Memorias del desarrollo, hay escenas grandiosas, como cuando superponen la imagen del discurso de Fidel (hablando en nombre de Cuba, como siempre), diciendo que nosotros no necesitamos  a “la gusanera”, junto al monólogo del exiliado diciendo algo así: Miénteme para que tus maldades sean más bellas….  eso sugiere mucho, el público aplaudió cantidad en esa escena.  Y en una película brasileña hay una parte en que el hombre está cansado de comer solo arroz y frijoles, la gente del cine se percató enseguida de que nuestra pobreza es mucho peor que la de las favelas, porque aquí ya ni frijoles se encuentran…  la reacción de la gente frente a las películas es un termómetro para saber lo aburridos que estamos del mismo discurso político, de la misma comida…

El festival de cine provoca debate entre la gente, algunos ni siquiera se conocen, otros se ven todos los años de diciembre en diciembre.  Hay colas para entrar en los cines, es un momento en que la gente abandona la comodidad del DVD para socializar en las salas grandes.

A la salida del Yara, Miritzia, jovencita de 17 años, no está de acuerdo con un amigo que vio Cómo Olvidar, película uruguaya que habla de la superación de la pérdida de un ser querido, horrorizada comenta, “yo no le vi nada de buena, me levanté y me fui, que es eso de que una mujer se enamore de otra, la verdad que no me gusta y si toda la historia es así…  imagínate…” Cuando el público es numeroso se multiplican los puntos de vista, pueden salir a relucir los prejuicios, los complejos o las intolerancias de muchos, así como la aceptación y el respeto de unos cuantos.

Submarino, que viene con el sello de su director Vinterberg, conocido por la aceptadísima Celebración, deja al público con un sabor amargo, a pesar del final esperanzador que tiene.

Es demasiado triste lo que viven los hijos de los alcohólicos, por suerte en Cuba la realidad es otra”, dice una señora vestida de azul, a lo que un joven responde: “la realidad de la vida de un alcohólico y sus familiares tiene el mismo color en cualquier país del mundo, señora, no importa el sistema que haya ni el nivel de educación que tenga la persona.   Se va consumiendo poco a poco y consume a los demás, esa es la realidad.

“La película muestra a dos personas del primer mundo que sufren las consecuencias del alcoholismo de su madre, pero en Cuba es igual de desastroso, lo único es que nadie vende drogas en cualquier esquina, pero pueden consumirla igual, aquí la venta de ron está en todas partes, así que es fácil seguir esos pasos.  Otro camino sería decidir la vida alejándose del dolor, tratando de ser distintos de eso que nos parece que no es bueno, en este caso el alcohol, igual eso puede ocurrir en cualquier sitio.”

La calle 23 acoge a sus visitantes cinéfilos, los ve desplazarse desde un extremo a otro buscando las mejores ofertas mientras comen algún bocadito apresuradamente.  El aire fresco es buena compañía para los amantes del séptimo arte que pasan todo el día disfrutando de historias, imágenes y música, un buen compendio para pasar los días y comprobar entre todos que el mundo va más allá de nuestros ojos, nuestra mente y nuestros deseos.


3 thoughts on “El festival de cine despierta polémica

  • el 8 diciembre, 2010 a las 8:48 pm
    Permalink

    Gracias por este pedacito de Festival q me estoy perdiendo.

  • el 8 diciembre, 2010 a las 4:38 am
    Permalink

    El Alcoholismo!! es un fenomeno que afecta a muchas personas en Alemania,segun la prensa,calando en los jovenes,menores de edades,se dio el caso qe se mueren,hace poco le hicieron el juicio al dueño de un local donde un joven(menor de edad)habia consumido mas de 20 tragos de Tequila(ya habia entrado borracho),en Veranao vino una amiga Argentina(he hablado de eso),se quedo horrorizada como la gente bebe…..se dio a la tarea de “coleccionar” las tapas de las cervezas , no creia que hubiesen tantas marcas..la crisis economica, y la falta de perspectivas,hacen que la gente se “refugien” en las drogas y el alcohol..saludos

  • el 7 diciembre, 2010 a las 7:47 am
    Permalink

    ¿Panas, saben en cuántos países del mundo existe este tipo de interacción ciudadana a partir de una actividad cultural? Claro que las ruinas deslumbran cuando el rayo del sol pegan con el rigor del inicio de la jornada, ¿pero quién puede vivir 24 horas con la punzada de la carestía y el desorden? Al menos un paliativo para la intensa sed de justicia social, aunque sólo dure dos horas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *