El arte del estilismo en Cuba

Entrevista por Dariela Aquique

Rubén Alejandro Collantes

HAVANA TIMES — Un estilista es un profesional que se dedica a asesorar la imagen y estética de sus clientes, tomando como guía la moda o tendencias del momento. A un entendido en estas cuestiones, Rubén Alejandro Collantes, es con quien vamos a estar dialogando en esta interviú.

HT: ¿Por qué escoger ser un estilista?

R.A: Creo que eso es el resultado de muchas cosas que me han tocado hacer. Yo tuve estudios de arquitectura, que me dieron herramientas para mis trabajos futuros, la visión tridimensional de espacio, la política del color, el conocimiento de las formas.

Luego trabajé en un Centro de Diseño de Industrias locales, una experiencia increíble, por allá por los años del período especial, estos Centros ante tantas carencias materiales, dieron soluciones geniales, paradójicamente creo que fue el único momento en Cuba, en que hubo una moda auténticamente cubana, con el uso del lienzo como tejido con alto nivel de traspiración y la desaparición del laster grueso fabricado en los países del acampo socialista, que era lo que se usaba en los 70 y los 80, y que nada tenían que ver con nuestro clima.

También los entintados que se pusieron de moda, no sé ni cómo la gente pintaba sus ropas, pero fue muy original. Los zapatos hechos de pieles curtidas de forma rudimentaria, los accesorios, las bisuterías confeccionadas con fibras naturales, con semillas, caracoles, en fin. El rescate de las artesanías y las manualidades tradicionales, el macramé, los tapices, la marroquinería. Y creo que aportó mucho a la moda, sin copiar tendencias foráneas.

Luego pase cursos de estilismos. Después tuve un grupo de modas, más tarde trabajé en la Maison Santiago. He trabajado en el extranjero en algunos Salones de belleza, en Jamaica, Trinidad y Tobago, Republica Dominicana, en fin, fui aunando experiencias y motivaciones y creo que por eso soy estilista.

HT: Hace algunos años en nuestro país, la labor de los estilistas era un tanto discriminada, porque se consideraba, oficio o profesión sólo de homosexuales o afeminados. ¿Consideras que este parecer ha cambiado?

Rubén en su salon de belleza en Santiago de Cuba.

R.A: Ha cambiado un poco, no por las campañas del CENESEX, a la tolerancia con los gays, ni nada de eso. Creo que ha cambiado por la misma necesidad de encontrar maneras de hacer trabajo por cuenta propia. Y a pesar de esto, estoy en desacuerdo con algunos rezagos de discriminación, por lo menos en Santiago de Cuba, con eso de definir: barberos y peluquera, que el barbero atiende a hombres, y la peluquera atiende a mujeres, y desafortunadamente las peluqueras dejan de formarse para hacer barbería, y los barberos para hacer peluquería.

Sobre todo en los cursos estos nuevos, que se están dando de  adiestramiento para oficios, hago mucho hincapié en no establecer estas divisiones.

Imagino que con el tiempo estos encasillamientos desaparezcan, y no esté más el cliché de que los hombres no entran un salón de belleza, sino que buscan una barbería, o que las mujeres no van a la barbería, sino que buscan el salón o la peluquería.

La necesidad de ganar dinero, hará que se trate de ser más integral, que el servicio que se preste sea de mayor calidad, y esto eliminará esas separaciones.

Y por otro lado, desde siempre han existido muchos estilistas o peluqueros que son absolutamente heterosexuales, y son geniales en lo que hacen. Por ejemplo el creador del Museo de la peluquería en Cuba, creador de proyecto Artecorte, del premio nacional de peluquería, es hetero.

HT: Mundialmente ser estilista tiene varias vías, desde la formación profesional de grado superior, como las carreras de estilismo, asesoría de imagen personal, y diseño en estilismo de indumentaria y en modelismo. Diseño y moda, y hasta diferentes cursos de peluquería, maquillaje, fotografía de moda, etc. En una escala del 1 al 10, ¿en qué número consideras, que están los profesionales de estas artes en nuestro país actualmente?

R.A: Definitivamente en 1, porque no existen estos estudios a niveles superior. Y porque los cursos de adiestramientos que se imparten son deficientes, desde la selección del alumnado hasta los planes temáticos que son muy viejos, desactualizados, todavía se están dando clases con materiales bibliográficos soviéticos. El acceso  a Internet que es un problema. Y súmale que a provincia no llega nunca nada, los seminarios que se hacen en La Habana cada vez que se coloca un producto nuevo en el mercado, las tendencias de la moda, si no estás tú, por gestión personal a la caza de estas informaciones y te las procuras, pues siempre estarás atrasado, no se sube en la escala.

Rubén como animador en La Maison de Santiago.

HT: Hay una tendencia creciente por la estética y el cuidado de la imagen física, tanto en mujeres como en hombres. En el caso de los varones con la propensión al metrosexualidad. ¿Ha crecido la clientela masculina a salones de belleza o sitios de estilismo?

R.A: Según las estadísticas, los hombres están consumiendo el 60 % del producto cosmetológico mundial. Ha habido un alza a partir de la metrosexualidad, a partir de los 90, estos conceptos del cuidado de la apariencia masculina impuestos por Beckham, que no tienen nada que ver con la preferencia sexual del individuo, sino con la incorporación del cuidado de la imagen física del varón, elementos que tradicionalmente eran de uso exclusivo de las féminas.

Y sí, mundialmente ha crecido la afluencia masculina a estos sitios, y Cuba no es la excepción.

HT: Eres el anfitrión de un programa de televisión, con el nombre de Imagen, que auspicia el Telecentro de Santiago de Cuba. ¿Nos hablas de este espacio?

R.A: Esto fue idea que surgió un poco de los años que estuve narrando los desfiles de moda de la Maison Santiago, a mí me molestaba que las pasarelas eran silentes y se me ocurrió animarlo, haciéndole llegar una información a la gente que no era obvia, o sea el tipo de tejido usado, a que respondía, que tipo de líneas se había usado, etc.

Entonces hace cuatro años está saliendo el programa al aire, lleva cuatro temporadas con un paquete de diez transmisiones cada una, hago el guión, también me atrevo a hacer la conducción. Y el objetivo es de orientación, dar información estética al público.

HT: El uso de piercing, hacerse tatuajes, usar extensores de orejas o cualquier otro tipo de modificaciones físicas, hasta llegar a las cirugías estéticas ¿demandan también de la asesoría de los estilistas?

R.A: Si yo creo que sí, toda modificación física por puro placer es algo muy serio que no debe hacerse por embullo, porque esas cosas quedan para toda la vida. Y con los años cambian los gustos estéticos, o la vida te pone en lugares o en situaciones, donde no es bien visto, o sencillamente no tiene nada que ver un rostro o un cuerpo con modificaciones, con marcas, con perforaciones, etc.

Sin que me llamen retrograda, soy de la opinión que este tipo de cosas debían estar prohibidas hacerse hasta la mayoría de edad, por que como piensas o cómo quieres lucir a los 15, a los 16 años, casi nunca es como te gustaría figurar a los 30 o los 40.

Por eso creo que estos cambios, deben estar asesorados por un especialista en estética, que explique lo irreversible de estos y los riesgos incluso fiscos y hasta psicológicos que pueden tener a la postre.

HT: Como ya hemos dicho, el espectro del estilismo es amplísimo: seleccionar los elementos adecuados para una editorial de revista, campañas publicitarias, televisión, vídeos musicales, presentaciones en conciertos y cualquier aparición pública de algún modelo o celebridad.  ¿Cómo crees tú se aprovecha actualmente en nuestros medios de difusión el trabajo del estilista?

Programa de televisión Imagen.

R.A: Donde más se puede ver el trabajo de un estilista ahora mismo, es en el video-clip. Sin embargo es un trabajo anónimo, porque se da a crédito a la cantante, al productor, al editor, al fotógrafo, al director, a todos, menos al asesor de imagen o al estilista.

No sé por qué aún en nuestros medios hay ausencia, o insuficiencia de espacios donde se comenten o se critiquen los elementos que lleva, como tú decias ahorita, desde un modelo, un artista famoso, o cualquier figura pública en sus apariciones. Sería bueno que pudiera hablarse del vestuario, el peinado, el maquillaje, los accesorios que llevan, lo que se usa, lo que no se usa, lo que tiene que ver con la situación, etc.

Detrás de cada evento público es importantísima la presencia del estilista, y que su trabajo sea reconocido. Y considero que no se aprovecha lo suficiente. Muchas veces vemos a celebridades salir en los medios autovestidas, autopeinadas, maquilladas por ellas mismas, y en ocasiones es penosa la imagen.

HT: Teniendo en cuenta que cada vez son más las personas interesadas en mantener una buena imagen, que los precios de estos afeites son bastante altos, y que esta actividad ha dejado de ser en casi su totalidad subvencionada por el Estado, y llevada por cuentapropistas ¿Crees que el estilismo, podría ser en la Cuba del futuro, un negocio lucrativo?

R.A: Bueno, durante muchísimo tiempo esta actividad era totalmente subvencionada por el Estado. Aunque siempre se hacían algunas cosas por cuenta propia, claro. Pero hoy, yo como muchos, somos definitivamente cuentapropistas.

Tengo mi Salón, llevo mi propio negocio, gestiono los recursos necesarios, trato de estar siempre bien informado de las nuevas tendencias, de las técnicas que se emplean.

Pero ese no es el caso de la mayoría. Ha habido un nivel de apertura muy grande, por ejemplo se están dando cursos de peluquería y maquillaje básicamente, se otorgan licencias, se rentan locales a muchas personas que tiene la vocación, o quieren incursionar en estas prácticas, pero no tienen el talento, y este trabajo es artístico, requiere de una sensibilidad, de cierta cultura, si se quiere. Ser peluquero y/o maquillista, o tener conocimientos de esas técnicas, no bastan.

Creo que a no muy lejano plazo, pues van a sucumbir muchos de estos negocios. O serán pequeños espacios para cortar pelo, lavarlo, afeitar o hacer la manicure, de forma muy elemental. Y los precios no podrán ser muy altos. En cambio habrá otros salones, que por la calidad del servicio que prestan podrán ser muy lucrativos.


18 thoughts on “El arte del estilismo en Cuba

  • el 1 abril, 2017 a las 5:38 am
    Permalink

    Rubén es un orgullo de los santiagueros. Un profesional de primera, que ha tenido una trayectoria de éxitos bien merecidos.
    Feliz de haberlo tenido como estilista para mis 15 años,que hace bastante de eso jaja, pero mi familia le recuerda como ayer.
    Un abrazo Rubén y sigue embelleciendo el universo

  • el 3 abril, 2014 a las 12:45 pm
    Permalink

    !!!EL MEJOR, TIENE SUFICIENTE PROFESIONALIDAD PARA EJERCER LO QUE HACE CON TANTO AMOR, Y COMPLACENCIA, Y CALIDAD, ES EL ESTILISTA POR EXCELENCIA DE STGO DE CUBA, !!! UNICO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *