Destacados bailarines en La Habana

Por Pilar Montes

El Gran Teatro de La Habana.
El Gran Teatro de La Habana.

HAVANA TIMES — El Gran Teatro de La Habana mostró el sábado sus mejores galas y escuchó la más viva aprobación del público, de un proyecto cultural de altos quilates patrocinado por entidades de Cuba y Estados Unidos.

La iniciativa del cubano residente en Estados Unidos, Rodrigo Almarales fue apoyada por el Consejo Nacional de Artes Escénicas de Cuba e Improvedance de Estados Unidos, así como por otras entidades y personalidades.

El espectáculo presidido por Alicia Alonso y otras personalidades, reunió a 12 principales bailarines del Bolshoi de Rusia, el American Ballet Theatre, el ballet de Boston, Ballet Estatal de Berlin, el ballet Mijailovski, San Francisco Ballet, Ballet Nacional de Canada y el Royal Ballet de Londres.

Almarales, igualmente figura principal del Ballet Royalty que reúne a figuras como las anteriores para llevar su arte a distintas partes del mundo, confesó en un saludo impreso en el programa, que “sus más lejanos recuerdos de infancia se asocian con este teatro”.

“Estoy seguro que el espectáculo y el amor que se puso en él, hará felices a todos los espectadores, servirá para hacernos mejores personas y nos comprometerá aún más con la amistad que la danza puede hacer por  los pueblos”.

Recordó que “Cuba y La Habana son referentes para la danza y el ballet mundial y este teatro, un templo sagrado para el arte”.

Los cubanos presentes pudieron comparar el nivel de estos artistas con los del patio. En ese sentido y sin temor a equivocarme, puedo decir que pas de deux clásicos como el de La Sílfide, el cisne negro, las campanas con música de Rachmaninoff y La Bella Durmiente fueron aplaudidos, pero no ovacionados.

Telón   En cambio, Le Burgeois, con Daniil Simkin y música de Jacques Brel sacó al auditorio de cierta pereza, arrancando una fuerte ovación.

A este suiguió “Painting Greys”, estreno mundial con la actuación de Carlo di Lanno que, como el anterior hicieron honor al ballet contemporáneo.

El pas de trois de El Corsario y el pas de deux de Las Llamas de París fueron piezas bien ejecutadas.

Muy emotiva fue la actuación de la japonesa Misa Kuranagua en La Muerte del Cisne, así como la preparación que la artista dice seguir a la hora de interpretar la pieza, pensando en su propia muerte o la pérdida de un ser querido.

Adiarys Almeida, también nacida en Cuba y Rodrigo Almarales aparecieron en escena entonces con Chor.No.2 con coreografía del propio Almarales y evidente sabor de música latina.

El pas de deux de Giselle no tuvo sorpresas, ya que ese ballet ha sido el más representado en Cuba y que le dio fama internacional a la prima ballerina assoluta Alicia Alonso.

Al final, el siempre bienvenido pas de deux de “Don Quijote”, fue el más ovacionado de todos, con actuación de Maria Kochetkova y Daniil Simkin. El auditorio se inundó de ¡bravos! cuando Simkin levantó a su partenaire con una sola mano y absoluta sincronización con la música.

Rodrigo-Almaral
Rodrigo Almarales

El broche de oro de la noche atrapó por sorpresa al público cuando todos los bailarines participantes salieron a escena bailando salsa y la alegría se desbordó.

Oí comentar a un espectador que este había sido el preestreno del Festival Internacional de Ballet que tendrá lugar del 28 de octubre al 6 de noviembre próximos.

Para los miles de desafortunados que no lograron entradas para el excepcional espectáculo, quedará la posibilidad de verlo por la televisión, a cuyo fin fue filmada la función.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *