De luto las tablas cubanas

Dariela Aquique

Ramiro Herrero Beaton. Foto: Trabajadores.cu

HAVANA TIMES, 12 ene — Empieza el año y las tablas cubanas están de luto. Con apenas días de diferencia el movimiento teatral cubano ha perdido a dos de sus mejores exponentes Ramiro Herrero Beatón y Vicente Revuelta Planas, claro que la divulgación de las noticias ha corrido suertes diferentes porque uno de ellos era un teatrista de provincia y residir en la capital tiene ciertas prerrogativas.

Los maestros Ramiro Herrero y Vicente Revuelta, dieron valiosísimos aportes al desempeño teatral y a la labor docente de varias generaciones.

El primero santiaguero, director  artístico, actor, investigador, dramaturgo y pedagogo. Fue fundador y director del Cabildo Teatral Santiago, agrupación insigne de la provincia y de todo el oriente del país, con un desempeño como actor en múltiples piezas teatrales y en el cine, en títulos como La carga al machete, La cueva del muerto, En el aire y con un curriculum como creador que supera la cifra de 120 puestas escenas en Cuba y el extranjero; entre las que figuran dos piezas de las consideradas entres las cien mejores del teatro cubano, De cómo Santiago Apóstol puso los pies en la tierra y Asamblea de las mujeres. Así como importantes publicaciones.

Fallecido el pasado día 3 de enero, fue acompañado hasta el cementerio de Santa Ifigenia, por todos los teatristas de la ciudad, los que marcharon a pie desde la funeraria, con vestuarios teatrales al estilo del teatro relacionero característico de la localidad y los que al momento del entierro estuvieron por espacio de diez minutos aplaudiendo y dando el clásico ¡Bravo!.

En La Habana poco después, los teatreros capitalinos despedirían este miércoles en la Necrópolis de Colón al gran Vicente Revuelta, Premio nacional de teatro 1999, junto a su hermana Raquel también ya desaparecida.

El notable maestro de las artes escénicas, una de las principales personalidades del teatro cubano
contemporáneo, uno de los más grandes actores y directores del país y de América Latina, a los 82 años de productiva vida nos abandonó físicamente en la mañana del 10 de enero.

Pero quedó su magnífica obra, las insuperables interpretaciones de tantos personajes teatrales o su inolvidable burgués frustrado en una las mejores películas del cine cubano, Los sobrevivientes de Tomas Gutiérrez Alea.

Fundador y líder del grupo Teatro Estudio, inconforme revolucionador acogió novedosas tendencias y creo el grupo de los Doces e introdujo en Cuba las más vanguardistas modalidades en cuanto a técnica y dramaturgia teatral de su tiempo.

Bajo su batuta se formaron cientos de teatristas. En la necrópolis de Colón con la presencia del Ministro de Cultura, entre muchas importantes figuras fue también dado el largo y caluroso aplauso al viejo Vicente, al maestro de maestro.

Yo que tuve la oportunidad de trabajar junto a Ramiro Herrero como su asistente y el inmenso placer de conocer personalmente y conversar con Vicente, como gente de teatro y como cubana me sumo a este duelo y digo: Adiós artistas.

 

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *