Cubadisco honra El Callejón de Hamel


Por Irina Echarry  (Photos: Elio Delgado Valdés)

HAVANA TIMES — Ubicado en Centro Habana, el Callejón de Hamel acoge a gente de diversos lugares de Cuba y el mundo: unos van a tocar; otros a bailar; muchos a socializar. Aquel proyecto que comenzara en los 90′, hoy es reconocido oficialmente y elogiado por importantes musicólogos.

En la recién finalizada edición de Cubadisco, dedicada al tambor, se entregó el Premio de Honor al Callejón y a Salvador González, creador del espacio; aunque según Cary Diez -especialista y amante de la música folklórica-, es la oportunidad para homenajear a “todos los percusionistas, los rumberos, los bailadores, los tocadores de este lugar”.

Salvador Gonzalez

El espacio de este callejón sui géneris, con sus paredes llenas de aforismos, ya se torna pequeño; para el público resulta difícil desplazarse de un extremo a otro y hasta bailar. Este sábado 25 de mayo la alegría reinaba, al decir de uno de los animadores: “la justicia se ha hecho presente”.

Pero el propio Salvador, artista plástico devenido en promotor cultural, explicó: “eso de la justicia es complicado… la justicia es mi pueblo, la justicia es mi barrio, la justicia son estas paredes”.

Emocionado, recordó a “nuestro maestro Fernando Ortiz cuando llevó al Aula Magna de la Universidad de la Habana los tambores sagrados batá, con nuestra Merceditas Valdés, su pequeño aché como él le llamaba. Hoy es un día muy importante. En este reconocimiento que me otorga esta institución están también los nombres, la sangre, el sudor y la rumba como siempre se ha hecho y se hará aquí: sin camisa, sudando. Rumba de sangre; no rumba con lentejuelas”.

Al referirse al grupo venezolano Herencia, que tocaba en aquella tarde, recordó la primera vez que visitó Venezuela, fue a Barlovento y escuchó los tambores: “es una percusión muy rica, es una forma de expresión maravillosa de danza; ahí están nuestros ancestros, ahí están nuestras raíces como aquí en el Callejón”.

La rumba sonó con ganas en este sitio donde, según Cary Diez, “se hace un culto cada día al tambor y a los orígenes del tambor”; y que Yosvani Hidalgo, uno de los mejores percusionistas del mundo, bautizó como el termómetro de la rumba.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *