Cuba Trova: Noel Nicola y Ámame así como soy

El Puente Musical desde Cuba (*)

Por Osmel Almaguer

Noel Nicola. Foto: lajiribilla.cu

HAVANA TIMES, 7 feb — Noel Nicola (1946-2005), músico y cantautor cubano, es una de las tres grandes figuras fundadoras del Movimiento de la Nueva Trova, el cual dirigió entre 1972 y 1977.

Fue, además, miembro del Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC, en el que recibió clases de guitarra de parte destacados maestros como Leo Brouwer. Su formación es autodidacta, no obstante, se le considera “uno de los pilares fundamentales de la Escuela Cubana de Guitarra,” de la que llegó a ser profesor.

Emerge de una familia de músicos, por lo que se cría entre guitarras y versos, lo que pudo haber influido en su habilidad para componer música y escribir versos.

Dentro del propio espíritu trovadoresco trabajó con influencias del son, el vals, el rock, el flamenco, la conga, la rumba y el filin.

Sus letras se caracterizan por la crítica profunda y lúcida, pronunciándose contra diversos males sociales como el burocratismo, los convencionalismos y la hipocresía. De sus canciones tampoco se encuentra proscrito el amor, tal vez el tema más universal.

“Sus obras han sido interpretadas por Carlos Díaz, Daniel Viglietti, Elena Burke, Guadalupe Pineda, Issac Delgado, Jesús del Valle, Joan Manuel Serrat, Manuel Argudín, Miriam Ramos, Conjunto Roberto Faz, Raquel Zozaya, Santiago Feliú, Sonia Silvestre y Xiomara Laugart”.

Entre su extensa discografía se encuentran “Comienzo el día” (1977), “Así como soy” (1980), “Lejanías” (1985), “Noel Nicola canta a César Vallejo” (1986), “Tricolor” (1987), “Ánimo, trovador” (1989), “Soy y no soy el mismo” (1998), “Dame mi voz” (2000) y “Entre otros” (con Santiago Feliú, 2002].

Se presentó en escenarios de todo el orbe antes de morir en La Habana el 7 de agosto del año 2005 debido a una penosa enfermedad.

Ámame así como soy
CD “Así como soy”

Un hombre ajado que anda / cubierto de harapos / asoma por cualquier / camino, suplicante. / Tiende su mano / temblorosa y pide: / Ámame así como soy.

Todo hombre tiene / algo de rey muy dentro, / tiene su trono y su bastón
de ordeno y mando. / Hoy este golpe / de su cetro dice: / Ámame así como soy.

Traigo a la espalda / un saco muy pesado y viejo / que tiene adentro / acumuladas / mis angustias. / Si vas a amar mi cuerpo / súmale su peso, / y ámame así como soy.

Ruego, suplico, tomo, robo, / pido, me doy, amo / y hay que amarme / así como soy.

Todo hombre tiene / su egoísmo innato / de esponja o pulpo / que lo absorbe todo.
Ábrete y déjame envolver / tu cuerpo: / Ámame así como soy.

A veces tengo / tanto amor encima / que tengo que ir / y repartirme en besos.
No quiero sentirme / culpable nunca. / Ámame así como soy.

Y cuando me dé / por recorrer el mundo / con mi ansiedad / de acariciar / ciudades. / Ponte detrás / de cada puerta abierta / y ámame así como soy.

Noel Nicola. foto: juventudrebelde.cu

Es bueno que se escriban este tipo de canciones. Realmente dicen algo diferente, y lo hacen sin escamoteos ni falsas posturas, sin engolamientos de voz ni lugares comunes.

Si cada persona en el mundo es diferente, y en consecuencia cada una vive sus propias historias a su modo, ¿por qué entonces la mayoría de las canciones de amor se parecen tanto? Falta de sinceridad.

No es el caso de Ámame así como soy, que constituye un canto a la autenticidad. Reconocer nuestros defectos, y hasta enamorarnos de los del prójimo, es una postura bastante espiritual, y sepan que con “espiritual” no me refiero a esos moldes vacíos que utilizan algunos para manipular a otros, dígase sectas religiosas, esotéricas, o lo que sean.

Aquí lo espiritual radica en el encuentro del ser humano consigo mismo, pues si bien es cierto que la Ilustración nos legó nuestra propia percepción como centro del universo, en detrimento de Dios, aún se tiende mucho a divinizar, o a idealizar al ser humano, polarizándolo según defectos y virtudes.

Y es precisamente a ese ser humano esencial, desprovisto de toda vestidura y pose social, que nos trae de vuelta Noel, pidiendo que lo acepten, como si estuviera pidiendo aceptación para sí mismo.
—–

(*) El Puente Musical desde Cuba: Este material es parte de una serie con el fin de promover la comunicación entre la gente de las diversas regiones del planeta.  Estaré utilizando una narración sencilla para hacer llegar al público interesado el mensaje que trasmiten esas canciones cubanas que por su escaso potencial comercial y las dificultades que supone su traducción, a veces permanecen en un estancamiento comunicacional, a pesar de ser verdaderas joyas de la cultura cubana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *