Conversación con Luis Manuel Otero Alcántara sobre el Decreto 349

Por Javier Moreno Díaz

Luis Manuel Otero. Foto: Yanelys Nuñez Leyva

HAVANA TIMES – El Decreto 349 ronda sobre el mundo de artistas y creadores cubanos, prometiendo criminalizar sus obras y presentaciones a partir del próximo 7 de diciembre. La campaña de rechazo al Decreto lleva meses tratando de sensibilizar, tanto a ciudadanos, como a autoridades culturales. Uno de sus activistas más conocido es Luis Manuel Otero Alcántara y hoy conversamos con él sobre el esfuerzo de salvar la cultura cubana.

HT: ¿Cómo se inició la campaña en contra del 349?

Luis Manuel: La campaña ha pasado por diferentes etapas. Estamos hablando de un movimiento de artistas, de productores y activistas culturales, por lo que ha alcanzado diferentes matices.

Comenzó con el descontento de cinco personas, Amaury Pacheco, Iris Ruiz, Yanelys Núñez, Soandry del Río y yo. Nos enteramos de la existencia del Decreto por una entrevista que nos hizo un periodista de Radio Martí. Nos leímos el artículo y nos dimos cuenta de que era una aberración y que varias personas tenían el Decreto 349 en la mano, pero como pasa con todo aquí, no se le daba importancia ni se veían sus consecuencias, hasta que alguien diera el primer paso, había preocupación, pero indolencia.

La gente adquiere conciencia verdadera de la envergadura del 349 y de que, ¡ojo! se puede protestar por su implementación, a partir de la protesta que tuvimos frente al Capitolio de la Habana. Esa acción – performance, performance protesta, fue viral, llegó a todos lados. El ver el maltrato que nos dieron, Soandry preso, Yanelys presa, Amaury preso, Iris presa, yo preso, creó una reacción de preocupación en las personas.

Sin embargo, no se puede ver solamente el hecho de nosotros presos o Yanelys embarrada de excremento, éramos artistas que alzaban su voz contra algo macabro y estábamos siendo reprimidos por el régimen. Artistas que tienen una obra y accionan en Cuba desde hace muchos años.

Yanelys y yo somos los más jóvenes del piquete, no solo por la edad, sino en esto del activismo cultural. Dentro de este movimiento hay pilares de la cultura cubana, que han tenido todo tipo de experiencias y tienen un historial en la piel que no poseemos nosotros, tienen la piel curtida.

De una manera mágica todo se entorcha y fluye la campaña contra el 349.

HT: ¿Cómo reacciona la gente, los artistas?

LM: Ahora mismo hay diferentes grupos de artistas: dependientes, independientes, no tan independientes, oficialistas, menos oficialistas, cada uno accionando su protesta de manera paralela a nosotros, desde su propia óptica. Esto ha llevado a que el Estado cubano se esté replanteando ahora mismo el 349.

HT: ¿No han recibido respuesta del Ministerio de Cultura?

LM: Una cosa que tiene el Gobierno cubano es que es racista, elitista y para nada socialista. Ellos, hasta el momento, no se han reunido con nosotros, porque saben que les decimos las verdades en la cara y no entramos en ningún tipo de jueguito. Como hay mucho miedo, y ellos tienen el control sobre todo, solo se han reunido con los que ellos consideran que “se portan bien”. Pero la incomodidad es colectiva y es algo que no pueden evitar que les explote en el rostro.

Grafiti por Hamlet Lavastida

En el mundo del arte hay mucha competitividad y hay de todo, la gente no concibe que alguien pueda hacer algo por el bien de todos. Yo también quiero tener dinero, yo también quiero ser famoso, pero la campaña contra el 349 NO ES UNA OBRA DE ARTE. Eso no se debe materializar, pues afecta a todos de la misma manera.

“Artistas Cubanxs en contra del 349” es una respuesta de cansancio contra el sistema. Ya estoy cansado que se metan en mi vida, en mi casa, de que el Estado cubano medie o valide mi obra. El 349 es para mí, un ataque a la cultura cubana que se disfraza como lucha contra la banalidad y el mal gusto; al final, ¿qué es banalidad? ¿qué es mal gusto?

La cultura es un espacio vivo, estamos exigiendo espacios independientes del Estado, ya que si este aprueba la existencia de bares particulares, hostales, cooperativas de transporte, etc, ¿por qué no culturales independientes de él? No aceptan el espacio independiente como alternativa, pues en él pierden toda hegemonía ideológica.

Quieren meterse en todo y controlarlo todo, y ni yo, ni el movimiento de San Isidro se lo vamos a permitir. Todo lo que hace es politizar las cosas y cuando alguien se opone lo catalogan de ‘enemigo del pueblo’. Lo que buscan es convertir a la cultura en propaganda política.

Te voy a decir una cosa, el pueblo cubano es uno de los más valientes del mundo, vas a la calle y ves que la gente no se queda callada, todo el mundo protesta y está en desacuerdo con el sistema, que el tiempo ha demostrado que es obsoleto.

El problema es que la intelectualidad y la oposición cubana no han podido canalizar esa energía para hacer evolucionar el sistema, por muchas razones, entre ellas, el miedo.

Queremos libertad. Aspiramos a la libertad plena, por eso el día 3 de diciembre nos sentaremos pacíficamente frente al Ministerio de Cultura para que cumpla nuestras exigencias. Somos artistas, somos ciudadanos, y se nos debe respetar por ello.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *