Chong Chon Gang, Cuba y Palestina

chong-1Yanelys Nuñez Leyva

HAVANA TIMES — “En solidaridad con el pueblo Palestino, el artista cubano Luis Manuel Alcántara obsequió a esta nación, a través de su embajada en Cuba, un grupo de armas de confección casera, las cuales fueron recolectadas en diferentes barrios de La Habana. Con este gesto, Alcántara se hace eco del espíritu fraterno que ha caracterizado al gobierno cubano en su lucha por la paz mundial.”

Las líneas anteriores conforman la nota de prensa que este creador circula por estos días a través de diferentes medios: e-mails, redes sociales y otros espacios digitales.

IMG_2357Esta obra titulada “Chong Chon Gang” surge a raíz del primer aniversario del descubrimiento en un barco de nombre homónimo, de armamento cubano sin declarar, cuyo rumbo era Corea del Norte.

Pero también, una de sus mayores motivaciones es la conflictiva situación que actualmente atraviesa el pueblo palestino.

La pieza comienza con la compra a jóvenes marginales de armas, conocidas en el medio underground como inyectores (por estar construidos sobre la base de este dispositivo automotriz) y que en barrios cubanos son usados como medio de agresión física entre algunos de sus habitantes.

chong-2Luego, la obra se desarrolla en dos sentidos que funcionan paralelamente. El envío de un correo electrónico a la embajada de Palestina en Cuba, ofreciéndole la donación de armas y el lanzamiento de la nota de prensa en todos los espacios posibles.

Aunque a primera vista, y con solo leer la citada nota de prensa, esta acción pudiera interpretarse como pro-belicista, es todo lo contrario.

Al indagar sobre el título de la obra y al observar las imágenes de las maltrechas armas, – que aunque maltrechas no eliminan su carácter ofensivo- nos damos cuenta de su verdadera esencia.

chong-3Desde el elemento lúdico y aprovechando la masividad de los medios, Luis Manuel Alcántara, corre el riesgo de divulgar una información quizás ficcionada, que transita por los caminos del arte pero que puede volverse en su contra, al estar penado en Cuba la tenencia de armas.

¿Pero es que en realidad estos inyectores funcionan?

Segura estoy que el artista no me respondería y me diría que lo importante, es el gesto.

Las armas son solo un medio para arremeter contra preceptos, actitudes y actos violentos.

Yanelys Nuñez

Yanelys Nuñez Leyva: Escribir es exponerse, desnudarse ante la mirada inquisitiva de todos. A mí me gusta escribir, no porque haya desarrollado una verdadera afición por el nudismo, sino porque me fascina componer palabras, pensarme historias, frases que conmuevan, imágenes que provoquen disímiles sensaciones. Aquí tengo un espacio donde hablar de arte, de la vida, de mí. Al final, sentirse bien con lo que uno hace es lo que importa; ya sea con ropa o sin ella.

Yanelys Nuñez has 158 posts and counting. See all posts by Yanelys Nuñez

20 thoughts on “Chong Chon Gang, Cuba y Palestina

  • José Darío:

    Me gana la impresión de que eres de las personas que en este foro se niegan a abandonar la trinchera a la hora de discutir. ¿Quién habló aquí de expulsar a nadie? Observa que en primer lugar, el comentario lleva aires de coña. Y se trata más bien del deseo, del sueño – bien alejado de la realidad – de que esas personas que se dedican a perjudicar a sus respectivos vecindarios – o más allá incluso -, robando al primer descuido, causando reyertas muchas veces innecesarias, abusando de los más débiles, se evaporaran por propia decisión y dejaran vivir en paz a las personas, digamos, “normales”.

    Compadre, deponga un rato el fusil, que aquí estamos hablando en son de paz…

  • Esta es otra de las mentiras surrealistas que conforman la “realidad” bajo un régimen totalitario; en donde todo va de cabeza y al revés; pues, y en primer lugar, los palestinos no son las víctimas, son los agresores; Hamas es una organización terrorista, y ese “gesto” desvergonzado de donar armas de pandilleros… a los pandilleros palestinos en un país normal se vería como complicidad en el terror, no la supuesta solidaridad envuelta en un pacifismo hipócrita.
    La cobardía, el miedo, la amoralidad de gente envilecida por la opresión constante de la tiranía son las que llevan a la gente a este estado de locura donde el indivíduo (como la autora de este artículo) es capaz de mezclar sin conflicto interno alguno la credulidad y cinismo… quizás para explicarse lo inexplicable (e inexcusable).

  • Tienes mucha razón José Luis. Los delincuentes cubanos, que suelen ser de poca monta, se las ven duras en otros países. Y en particular en EEUU. No tienen idea de lo que es el peso de la ley, y creen que pueden vivir eternamente del invento. Hasta que acaban en una corte de distrito y les zumban un pila de años, si antes no caen en batallas contra la mafia rusa o colombiana.

  • Isidro estoy de acuerdo 100%;de acuerdo con UD y agrego que vengan a Miami a tirar guaperia.. Hace unos días sacaba la cuenta de los “guapos ” de mi pueblo que habían llegados a estas tierra y que sacaron de prisión en el 80 para enviarlos mezclados con personas decente, en otros de los maquiavelismo gubernamentales, de 12 que conocía, 9 murieron violentamente, dando galletas y robando drogas, dos cumplen prisión perpetua y uno lo devolvieron a Cuba y sigue cerrado allá. Aquí no se puede abusar inmpumememte, cualquier ciudadano, por muy inofensivo que parezca, tiene un arma encima o en la guantera.

  • sin duda este artiata es muy surrealista….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *