Avatares de un escritor cubano y su primera novela

Yusimi Rodríguez

Alberto Guerra presenta el libro de Nonardo Perea
Alberto Guerra presenta el libro de Nonardo Perea

HAVANA TIMES — “Hechos de sangre, conspiraciones, infidelidades y la búsqueda desenfrenada de la riqueza, van tejiendo una trama interesante y divertida que mezcla la fantasía y el absurdo con la realidad”.  Esto es apenas un fragmento de la sinopsis de “Donde el Diablo puso la mano”, novela de Nonardo Perea Enríquez, ganadora del Premio Félix Pita Rodríguez, 2012, editada en el 2013 por Ediciones Montecallado, del Municipio San José de las Lajas en la provincia de Mayabeque.

La novela fue presentada en la Librería Fayad Jamís, ubicada en la céntrica calle Obispo de La Habana Vieja, el viernes 4 de julio a las dos de la tarde, durante el inicio de las Lecturas de Verano. ¿Qué mejor contexto para la presentación de la novela?

Solo la Séptima Jornada contra la Homofobia, realizada en mayo, donde el Centro de Promoción Literaria perteneciente al Centro Provincial del Libro de la Habana, había organizado una presentación para este autor.

El editor y uno de los miembros del jurado, convocados a presentar el texto, no pudieron viajar a La Habana. De todas formas, la presentación habría sido posible si al menos los libros hubiesen estado en la capital. Los ejemplares, tras viajar hasta el almacén de Mayabeque, en La Habana, fueron enviados nuevamente a San José de las Lajas.

Nonardo Perea
Nonardo Perea

Después de semejante experiencia, Nonardo no quiso correr riesgos, y para esta presentación viajó a San José para comprar cincuenta ejemplares, además de los diez que le correspondían a precio de costo, e intentar venderlos durante la presentación.

El día señalado fue desde Marianao hasta La Habana Vieja, en un taxi de veinte pesos, con sus dos jabas de libros a cuestas, y la esperanza de recuperar al menos parte de los casi quinientos pesos invertidos en los ejemplares. El precio de cada uno es 8 pesos M.N. Algunos los regaló a amigos cercanos y a otros escritores.

Durante la presentación, el escritor Alberto Guerra, anfitrión de la tertulia literaria en la Fayad Jamís, presidente de la sesión de escritores de la UNEAC (Unión de Escritores y Artistas de Cuba), y merecedor de varios premios literarios, hizo varias preguntas a Nonardo sobre su carrera literaria en los últimos diez años (tiempo transcurrido desde que el propio Guerra lo premiara en el Encuentro Debate de Talleres Literarios), los autores que han influido en su literatura y de quienes podría sentirse deudor, así como su incursión en otras manifestaciones artísticas.

michel-2Las respuestas de Nonardo fueron tan sinceras como sorprendentes: no ha leído a los clásicos de la literatura y prefiere autores contemporáneos cubanos, entre los que mencionó al propio Guerra y a Ahmel Echevarría. Pero muchas de las cosas que lee, incluso premiadas, no le satisfacen. “Leo principalmente revistas”, confiesa.

Nonardo se define también como “artista visual”. Posa para fotos que luego manipula digitalmente y ha realizado dos exposiciones personales, desde el 2009, año en que empezó a realizar este trabajo artístico, después de adquirir su lap top. También ha realizado trabajos en cerámica y colladges de fotografías, con los que ha participado en el concurso de Arte Erótico de la Galería Fayad Jamís en Alamar, municipio Habana del Este. El tema principal de su obra, tanto literaria como visual, es el homoerotismo, también con una presencia fuerte en la novela.

Luego de la lectura de un fragmento de “Donde el diablo…”, por Nonardo, y otra ronda de preguntas de Alberto Guerra y el público, llegó el momento de la venta de los ejemplares y de que quienes los compraran pudieran llevárselos firmados por el autor. Solo se vendieron cinco libros.

michel-4Aunque la presentación tuvo lugar en el inicio de las Lecturas de Verano, la asistencia fue pobre: solo veinte personas, en su mayoría amigos de Nonardo. No hubo una buena promoción por parte del Centro de Promoción Literaria. De todas formas, a este centro estuvieron dirigidas las primeras expresiones de agradecimiento de Nonardo, ya que gracias a él ha tenido la única presentación de su novela hasta el momento.

La Editorial Montecallado no ha mostrado interés en promover la obra. No es la única insatisfacción de Nonardo con su trabajo. Al comenzar la presentación debió leer el texto de contracubierta del libro como era originalmente, porque se omitió un párrafo durante la edición, entre otras erratas.

Nonardo regresó a su casa con sus dos jabas casi llenas de sus libros. Los 40 pesos recaudados se fueron en la entrada a un concierto y una merienda. Después debió tomar un taxi porque su carga hacía imposible pensar en el transporte público. Tendrá que guardarlos hasta la próxima presentación, si tiene la suerte de contar con otra. No ha renunciado a la posibilidad de presentarla durante la Jornada contra la Homofobia, quizás, el próximo año.



3 thoughts on “Avatares de un escritor cubano y su primera novela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.