Amaury Pérez: Para hacerte venir

Puente musical desde Cuba*

Amaury Pérez. Foto: Caridad

Por Osmel Almaguer

HAVANA TIMES, 12 ene — Amaury Pérez es una figura emblemática de la canción cubana. Compositor por excelencia, como él mismo afirmara hace ya varios años, no me considero un cantante, simplemente canto las canciones que compongo porque lo necesito (…).

Comienza su carrera inmerso en el Movimiento de la Nueva Trova, del cual fuera marginado en algún momento. Fueron tiempos difíciles para él, y aunque deja de escribir y de interpretar públicamente, no renuncia a su vocación.

Hijo de dos personalidades de la cultura cubana, su padre Amaury Pérez, destacado trabajador del ICRT. Su madre, la actriz y conductora estrella de la televisión Consuelo Vidal.

Comienza desde bien abajo, como asistente de sonidista en el ICAIC, tiempo antes de grabar su primer disco en solitario “Acuérdate de abril.”

La década de los noventa le dejó a Amaury la cosecha de cuatro álbumes, entre los que sobresalen “Encuentros,” con temas que alcanzaron gran popularidad, y “Eternidad,” con poemas musicalizados de Dulce María Loynaz. Desde finales de la misma ha incursionado como actor en algunos filmes cubanos.

El 20 de septiembre de 2009 fue un día memorable en la vida de este cantautor, con la realización del concierto “Paz sin fronteras,” en el cual no solo participó, sino que coordinó gran parte del mismo junto a sus amigos Juanes y Miguel Bosé.

Se dice que su disco “No lo van a impedir” es una obra maestra de la música, de esos 100% perfectos, con la participación del grupo “Síntesis,” que le dan un toque musical impresionante.

Su discografía incluye los álbumes “Acuérdate de abril” (1976); “Poemas de Martí cantados por Amaury Pérez” (1978); “A pesar del otoño, creceremos” (1979); “No lo van a impedir” (1979); “Abecedario” (1982); “Caricias” (1985); “Mitades” (1985); “De vuelta” (1987), “Estaciones de vidrio” (1989); “Confesiones” (1990); “Encuentros” (1993); “Retratos de navidad” (1994); “Licencias de otoño” (1996), “Amor difícil” (1998); “Equilibrio” (1999); “Eternidad” (1999); “Solo en Septiembre” (2000); “Algo en común” (2001); “Muy personal. 30 años de canciones”;  Trovador (2003); “Juglar” (2004), “Los dúos” (2006); “Aguas revisitadas” (2007), y  “Bardo” (2009).

Amaury Pérez. Foto: Caridad

HACERTE VENIR
CD “Amor difícil”

Si yo pudiera llevarte a ocultas donde voy / y regalarte toda la lluvia de un día gris, / enamorarte a media voz / cuando ni el viento me pueda oír, / si yo pudiera de donde estoy… / hacerte venir.

Si yo pudiera hallar lugar y amarte aquí, / desvistiendo las tantas horas de quietud, guardar lo inmenso de ese olor / a fin de enero ya por vivir, / si yo pudiera de donde estoy… / hacerte venir.

Si yo pudiera ganar la prisa y ver el mar, / delineando la irrealidad de tu existir, / juntar suspiro y soledad / cuando el olvido debe partir.

Si yo pudiera de donde estoy, / ay amor, hacerte venir / para encender la ciudad y el sol / con ademanes de tempestad, / si yo pudiera de donde estoy / ganar la prisa y volver al mar.

Si yo pudiera ahogar la brisa, la humedad, / y proponerme salvar el beso que elegí, / alimentar la claridad de una esperanza, / aun por teñir, si yo pudiera de donde estoy… / hacerte venir.

Si yo pudiera ahogar la sed, la edad, / la voz, reconquistarte / con lo que queda por decir, / unir de un golpe mi ansiedad / y la curva suave de tu sentir.

Si yo pudiera de donde estoy, / ay amor, hacerte venir / no hubiera ardores que violentar, / ni bandoleras que consentir; / si yo pudiera de donde estoy, / ay amor, hacerte venir, / armar de fuego la dignidad, / perder el sitio para fingir.

Si yo pudiera de donde estoy, / ay amor, hacerte venir, / tener tu boca y tu corazón / cuando el deseo me quiera hervir; / si yo pudiera de donde estoy, / ay amor, hacerte venir / si yo pudiera de donde estoy, / ay amor… hacerte venir!

Esta canción no es solo un poema excelentemente escrito, sin borrones ni costuras, aunque sí con mucho sudor, sino también un caudal de sensibilidad. Su autor tendría veintitantos años cuando la compuso. En ella plasmó su parecer y su sentir acerca del amor y la distancia. De esa presencia que alcanza el ser amado cuando se encuentra lejos.

Eran tiempos de mucha pasión, marcados tal vez por la separación de miles de familias de sus hijos, marchados a cumplir misión internacionalista a países como Angola, Nicaragua, Etiopía, etc.

Pero todo eso, aunque haya estado en la conciencia, o tal vez en el subconsciente de Amaury, queda en un segundo plano. Pues el artista se encarga de mantenernos en un estado de levitación, en el que todas las palabras, los versos, las oraciones, parecen caídas del mismísimo cielo. Se vuelven intemporales, alcanzando así verdadera una condición universal.

Aunque la canta con intensidad, una intensidad que la letra lleva implícita, particularmente he disfrutado más de la letra de este tema cuando la leo, ¿será porque se trata más de un poema que de una canción? Y es que la mayoría de los integrantes de las distintas generaciones de la trova cubana tienen dotes de poeta. Es este uno de los rasgos principales de dicho movimiento.

En fin, un ansia expresada con ahínco, con ese sabor agridulce que dejan las obras bellas cuando hablan de las cosas tristes. Trilce, como diría el poeta Vallejo, esta canción se me antoja “trilce.”
—–

(*) El Puente Musical desde Cuba: Este material es parte de una serie con el fin de promover la comunicación entre la gente de las diversas regiones del planeta.  Estaré utilizando una narración sencilla para hacer llegar al público interesado el mensaje que trasmiten esas canciones cubanas que por su escaso potencial comercial y las dificultades que supone su traducción, a veces permanecen en un estancamiento comunicacional, a pesar de ser verdaderas joyas de la cultura cubana.


3 thoughts on “Amaury Pérez: Para hacerte venir

  • el 29 agosto, 2012 a las 3:49 pm
    Permalink

    Simplemente es una canción mágica …cada vez que la escucho me deja sin aliento … Y con unas ganas inmensas de correr a lado del ser amado y decirle tantas cosas que por cordura he callado…
    Señor Amaury, este poema como bien lo dicen…Transmite por si mismo.. Toda esa ansia por tener y estar donde en algun momento en particular de nuestra vida queremos estar o con la persona que quisieramos tener a nuestro lado…Gracias Maestro por esta maravillosa Poesia…Todo mi reconocimiento a su trabajo!!

  • el 13 enero, 2012 a las 2:23 am
    Permalink

    Muy justa apreciación de esta obra en específico, y con ella de todo el disco. A mi juicio, Amaury Pérez alcanzó su madurez como compositor con las canciones que publicó en el disco en que aparece incluido “Hacerte venir”. Fue un larga duración que en su momento salió al público como “Aguas”, así que no entiendo el “No lo van a impedir” (primera canción de la placa) con que aparece en este artículo. Me atrevo a decir que Aguas significó para la Nueva Trova cubana, lo que el Sergeant Pepper’s, o la cara B del Abbey Road, de los Beatles, para la música rock de los 60. Una sucesión de temas magistralmente engarzados, hermanados por una aparente, si bien sutil, dramaturgia musical. Nuestros críticos y periodistas de entonces, muy ocupados en destacar si Amaury se colgaba un arete, o se ponía unos jeans demasiado apretados, prefirieron obviar la importancia de esta obra monumental. Aún hoy nos están debiendo una valoración en todo su alcance. Bueno es decir, asimismo, que este logro no es exclusivo de Amaury. Créditos semejantes deben ir a Mike Pourcell, con aquellos arreglos que se alejaban de tantas convenciones al uso en la Isla por aquellos años. Y por haber “destrabado” al compositor con una buena bofetada, cuando aquél pensaba que la grabación no saldría. También a los músicos, entre los cuales, si no me equivoco, estaba el talentoso Ricardo Eddy Martínez. Otro aporte decisivo, además, fue la mezcla del ingeniero de sonido, el polaco Jerzy Belc. Y un toque especial salió de las manos del diseñador de la carátula, Pablo Labañino, quien a la sazón era el artista predilecto de las grabaciones de la Nueva Trova. Al César lo que es del César.

  • el 12 enero, 2012 a las 10:33 am
    Permalink

    Gracias Osmel. ¡Al fin leo algo sobre mi trabajo y no sobre mis apreciaciones políticas! muchas gracias nuevamente. Ya que la prensa nacional me obvia desde hace tanto leer algo generoso con respecto a un tema mío en la prensa alternativa me alegra la mañana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *