Desde Venezuela: Vivir en apagón

El jueves en la tarde caminé un par de kilómetros para comprar pan. Es una panadería artesanal donde se esmeran en la calidad de lo que venden, así que para mí vale la pena la caminata en vez de comprarlo en la más cercana. Por el camino me detuve en un pequeño negocio a comprar unos plátanos, pero no había punto de venta para pasar la tarjeta: recién nos quedábamos sin electricidad en Lara.

Leer más